Doble sesión de trabajo para activarse después de una semana de vacaciones. El cuerpo técnico del Zamora liderado por David Movilla diseñaba este lunes una doble sesión de trabajo después de que los jugadores del primer equipo gozasen de vacaciones desde el domingo pasado, tras el triunfo ante el Tordesillas. Una semana en la que los futbolistas han tenido un descanso activo que, sobre todo, les ha ayudado a desconectar en el aspecto mental.

En la vuelta al trabajo no ha habido novedades. Desde el primer día David Movilla ha contado con su plantilla al completo. Jon Villanueva y Lluis Andreu han estado bajo los palos. A partir de ahí, Parra, Coque, Raúl Álvarez, Asiel, Piña, Anzola, Juanan, Carlos Ramos, Vallejo, Dani Hernández, Garban, Guille Perero, Zotes, Valentín, Sergio García, Escudero y Rubiato. Únicamente fue ausencia en el trabajo de campo el lateral Rasines, que tiene molestias físicas.

En cuanto a las opciones de moverse en el mercado de fichajes, hay que recordar que el Zamora CF a día de hoy tiene 20 jugadores, incluido Anzola al que se le podrá tramitar la ficha ya en 2020. De esta forma, quedarían dos fichas (una sénior y una sub23) libres para moverse en el mercado invernal, aunque el cuerpo técnico guardará la ficha sub23 para Fran Perrini, que continúa recuperándose de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla.

La ficha que quedaría libre sería sénior, por lo que el club podría fichar un jugador de cualquier edad. A día de hoy, la prioridad de la dirección deportiva sería la de reforzar el puesto de central, ya que entienden que actualmente hay únicamente dos jugadores específicos en esa posición: Asiel y Piña, aunque Raúl y Rasines puedan desempeñar esa función, y Anzola todavía no ha podido debutar. En este sentido, hace día se rumoreó que el central Álvaro Molina estaba en la órbita del Zamora, pero salamanca24horas publicaba este lunes que su destino será Las Rozas de Segunda B.

También hay interrogantes en la posición de portero. Hay que recordar que el Zamora tenía a Iago bajo su disciplina durante la recuperación del arquero. Ahora, una vez recuperado, y dado que ya ocupa ficha sénior, parece poco probable que el club rojiblanco gaste la ficha libre en un guardameta, teniendo a Villanueva. El otro portero, Lluis Andreu, es sub 23 y ya transmitió hace semanas al club su deseo de tener minutos, algo que en el Zamora tiene muy complicado. Es por ello que no es descartable que si a Andreu le llega alguna opción de salir para jugar en otro equipo, vaya a hacerlo; obligando al Zamora a ir al mercado a por un guardameta sub23.

Comentarios