lunes. 21.09.2020 |
El tiempo

Saulo Hernández: "Debemos tener un nivel de concentración muy grande para ser muy sólidos a lo largo del partido”

Saulo Hernández: "Debemos tener un nivel de concentración muy grande para ser muy sólidos a lo largo del partido”
Saulo Hernández: "Debemos tener un nivel de concentración muy grande para ser muy sólidos a lo largo del partido”

El entrenador del CB Zamora reconoce que viajan a Gijón con la esperanza de sumar un triunfo ante un equipo irregular, capaz de “hacerte un parcial en cinco minutos tremendo” aunque también “de poderlo encajar”.

GUIDO: La situación ya la habíamos hablado él y yo hace unos meses. Con todos los jugadores, la relación siempre es la absoluta franqueza y el juego interior que tenemos este año es de bastante nivel y aunque Guido, probablemente, es mejor jugador que el año interior, pues él buscaba tener más oportunidades que las que yo consideraba, con acierto o desacierto. Él me dijo hace ya tiempo que iba a buscar si salía alguna opción que le gustase y yo le dije que si salía algo pues fantástico y que, mientras tanto, yo le trataría como a un jugador más de la plantilla. Esta semana se dio la opción de salir al extranjero, y le deseo lo mejor a nivel personal.

NAMDI: Llegó un jueves, que fue cuando tuvimos la rueda de prensa. Por el jet lag a los jugadores no les dejo entrenar por oposición, porque además tuvimos una muy mala experiencia con Anthony que se nos rompió para tres meses y es algo que intentamos llevar a rajatabla. En el partido contra Juaristi, literalmente, no había jugado en posición con nosotros y ha jugado contra un equipo que no te permite nada. Lleva toda la semana, la parte muy buena es que él nos conoce y nosotros lo conocemos. Yo no espero nada más de Namdi que lo que sabemos que hace, que para nosotros es mucho. Es un jugador que tiene dos características muy diferenciadas: es un extraordinario taponador, tiene un timing de salto y habilidad para taponar que he visto a muy pocos jugadores, y juega muy bien por encima del aro en ataque. Son dos características muy puntuales que en un equipo como el nuestro están muy bien. No espero lo mejor de Namdi en Gijón, porque apenas ha entrenado una semana y sería injusto de cara a él, pero estoy convencido de que aquí a tres, cuatro semanas veremos a un jugador que nos ayudará mucho cada día.

CÁLCULOS: Están fastidiados. El otro día me aventuré a hacer un pequeño cálculo de cuánto podríamos necesitar y me arrepentí justo casi después de hacerlo y me arrepentí más cuando veo que los resultados que se están dando, como pasa siempre, son extraordinarios. Tan pronto ganamos, como gana Logroño en Burgos después de dos años y medio sin perder en casa. Todos los equipos que estamos en esa pelea, Logroño, Morón, Algeciras, Ponferrada, Navarra y nosotros tenemos tan claro el premio tan suculento que es el conseguir la machada de entrar en play-off que nadie da su brazo a torcer. Cada partido es una guerra y creo que debemos ir partido a partido, máxime cuando nos tenemos que enfrentar contra ellos. Jugamos este próximo partido contra Gijón pero después viene Ponferrada, vamos a Navarra y viene Morón. Tres equipos contra los que estamos completamente implicados vamos a tener que enfrentarnos y no tiene mucho sentido el hacer cábalas porque no sabemos realmente las que se van a necesitar.

GIJÓN: Es un equipo un poco atípico. Tiene talento y físico más que suficiente para competir contra cualquier equipo, pero a lo mejor les falta la consistencia necesaria para ser un equipo de arriba de la categoría. Tan pronto es capaz de perder partidos contra equipos, a priori, peores pero en casa en para que nos hagamos una idea, solo ha perdido dos partidos contra Burgos y Morón. Ha ganado a Navarra, a Zornotza, a Ponferrada... Tiene esa calidad, entonces lo que hemos hablado y estamos trabajando durante la semana es que debemos tener un nivel de concentración muy grande para ser muy sólidos a lo largo del partido porque Gijón tiene la capacidad de hacerte un parcial en cinco minutos tremendo, pero también de poderlo encajar. Si somos capaces de no tener pájaras y de jugar cuarenta minutos serios, creo que podemos tener oportunidades de llevarnos el partido.

CARGA FÍSICA: Las temporadas cada vez son más cortas. Cuando era jugador, las temporadas estaban más extendidas y empezábamos las pretemporadas antes y después acabábamos más tarde y en abril, mayo, se te hacía un poco larga. Ahora mismo, tenemos un equipo súper joven, que la media de edad es jovencísima. Algunos de ellos como Bryce y Ryan llegaron un mes tarde, con lo cual no tengo la sensación de estar entrenando a un grupo que lleve ocho meses entrenando mañana y tarde. Por circunstancias, no hemos entrenado lo que nos gustaría y ahora nos sentimos cómodos entrenando, entonces si que el lunes bajamos un poquito el pistón porque había jugadores que habían jugado casi cincuenta minutos, pero a partir del martes hemos seguido una rutina de trabajo normal.

PLANTEAMIENTO: De lo que más orgulloso estoy del partido del sábado pasado es que, una virtud en un jugador y un equipo es cuantas veces es capaz de no venirse abajo en un partido aunque las cosas no le vayan bien. Si nos acordamos, durante el partido fuimos relativamente arriba todo el partido, llegamos a estar abajo en el último cuarto con una sensación de que no podíamos llegar y tuvimos la bola para ganar. La fallamos. En la primera prórroga tuvimos la bola para ganar otra vez, la fallamos. En la segunda prórroga íbamos ganando de siete a falta de 1:50, nos remontan, tuvimos el tiro para ganar y lo fallamos. Era una sensación de que iba a ser imposible sacarlo, pero me sorprendieron positivamente porque fueron capaces de aguantar mentalmente y de entender que cada partido es una guerra y hay que intentar arañar cada segundo. A Gijón vamos con ese espíritu: si nos ganan, que nos tengan que ganar y que no regalemos el partido como en Marbella.

Comentarios
Lo más