miércoles. 08.04.2020 |
El tiempo

Fútbol | Tercera División

La afición del Zamora vuelve a quedarse con la miel en los labios con otro empate

La afición del Zamora vuelve a quedarse con la miel en los labios con otro empate
La afición del Zamora vuelve a quedarse con la miel en los labios con otro empate

El tanto de Carlos Ramos dio un respiro al Ruta de la Plata, pero el empate logrado por Diego Peláez en la recta final terminó por desencantar a los asistentes a su cita con el fútbol.

Los ánimos llegaron destemplados al comienzo del encuentro. El Zamora-Atlético Astorga se veía descafeinado por una tarde desapacible marcada por el viento, pero los más fieles acudieron, como cada dos semanas, al Ruta de la Plata para alentar a los suyos

El comienzo del duelo no dejó grandes ocasiones, estando más marcado por la pelea en el centro del campo en busca de dominar el balón que en la consecución de disparos u ocasiones. Sin embargo, pasados los diez minutos los locales comenzaron a carburar y a meter a los verdes en su parte del terreno de juego. Uña trató de despejar un centro de Perero desde la derecha, con la mala fortuna de mandar el esférico a las inmediaciones de un Berlana que tuvo que sacar el balón en la línea de gol. Primera alegría para una grada que encadenó varias más en los siguientes minutos.

Carlos Ramos colocó el balón y quitó las telarañas de la portería defendida por un Berlana que, pese a tocar, no pudo evitar que se inaugurase el marcador. Todo para la explosión de alegría de un Ruta de la Plata que ya se veía por delante antes de los primeros 20 minutos después de sufrir con los suyos en los dos últimos choques lejos de Zamora.

Al borde de la media hora volvieron los aplausos por medio de Valentín. El delantero tuvo tres grandes acciones, primero con la pierna derecha, después de cabeza y, por último, una chilena que pudieron significar otro gol, pero que el guardameta del Astorga se encargó de evitar.

Tras la reanudación, Mapisa consiguió los primeros aplausos de la segunda mitad. El portero logró despejar un lanzamiento de falta raso que se envenenó con dirección al segundo palo, pero que consiguió sacar lejos del área pequeña. Los aplausos se convirtieron en pitos al colegiado por una falta no señalada cerca de las inmediaciones de Berlana, pero Mapisa volvió a sacar a relucir los aplausos de la grada con un control con el pecho sobre la línea de gol.

El Ruta de la Plata siguió disfrutando de acciones peligrosas que, desafortunadamente para ellos, secaba Berlana una y otra vez, pero que reafirmaban el buen juego de los rojiblancos ante un Atlético Astorga correoso y que quiso dar algún susto al contraataque, aunque sin demasiada fortuna en los metros finales.

Sin embargo, Diego Peláez anotó el empate a uno en una jugada en la que Carlos Parra se durmió dentro del área y que sirvió para que el capitán visitante pusiese el 1-1 en un estadio que enmudeció por un gol que no se esperaban a poco más de un cuarto de hora para el desenlace final.

Un total de 15 minutos que estuvieron marcados por las constantes faltas y perdidas de tiempo del Astorga, las cuales calentaron a un público que terminó desencantado ante el poco reparto de tarjetas por parte de Omar Álvarez, quien finalmente señaló un empate a uno que dejó con mal cuerpo a la afición zamorana después de tener Sergio García el ansiado 2-1 en los instantes finales tras un saque de puerta en largo de Mapisa que le dejó solo frente al portero.

Comentarios
Lo más