domingo. 12.07.2020 |
El tiempo

Baloncesto | Liga Femenina

El CD Zamarat se acerca a la salvación tras una actuación soberbia de Dornstauder en Cáceres

El CD Zamarat se acerca a la salvación tras una actuación soberbia de Dornstauder en Cáceres
El CD Zamarat se acerca a la salvación tras una actuación soberbia de Dornstauder en Cáceres

El juego de las zamoranas fue demasiado racheado y no fueron capaces de calmar los nervios en muchas fases del duelo. Fruto de esa tensión llegaron demasiados errores en el tiro y el choque llegó igualado hasta el final. Ahí, el CD Zamarat estuvo más acertado y logró llevarse el choque por 50-53. Dornstauder con 21 puntos, la mejor de su equipo. El CD Zamarat se coloca a una victoria de la permanencia, a falta de cinco jornadas. Eso sí, en caso de empate a victorias con Cáceres, las zamoranas saldrían perdiendo.

La Liga Femenina vivía este viernes uno de los choques más trascendentes del último tercio del campeonato. Cáceres y CD Zamarat se veían las caras con el objetivo de la salvación en juego. Las extremeñas iniciaban la jornada con dos victorias sobre las zamoranas, por lo que un triunfo local les permitía tener la permanencia virtualmente conseguida. Más necesidad tenía por tanto el CD Zamarat, que necesitaba ganar sí o sí para seguir soñando con la salvación.

Esa necesidad con la que partían ambas llevó el inicio de un duelo a un reparto de errores en los ataques y en los lanzamientos. Las defensas se imponían a los ataques y pese al aliento de casi un centenar de aficionados en las gradas, la salía de las pupilas de Ángel Fernández no fue acertada. Hubo que esperar hasta los cinco minutos y media para ver la primera canasta del CD Zamarat, obra de Cornelius. Esa canasta supuso el despertar del conjunto naranja, que se mostró muy fuerte en defensa y se apoyó en Dornstauder y Jespersen en ataque. Entre las dos anotaban 12 de los 15 puntos de su equipo en el primer parcial.

Se llegaba al inicio del segundo cuarto con un favorable 7-15 para las zamoranas. Esas buenas sensaciones se prolongaron durante los primeros minutos de ese parcial. Dornastuader y Cornelius ponían a su equipo con un 9-22 que parecía romper el partido. Pero el técnico local solicitaba tiempo muerto y llegaba la pájara del CD Zamarat. Era algo que ya avisó Ángel Fernández en el último choque en casa y volvió a suceder. Tras ese tiempo muerto, relajación en las filas naranjas y parcial de 22-2 para un Cáceres que, estratosférico en el acierto desde el perímetro, le daba la vuelta al choque para un 31-24 que dejaba helada a la parroquia visitante que se había desplazado al pabellón extremeño. Afortunadamente, las zamoranas pudieron maquillar un poco los números antes del descanso y llegaron al asueto con vida (31-28), teniendo en cuenta cómo se estaba poniendo el choque.

Con todo por decidir arrancaba la segunda mitad. Había dudas por saber qué cara mostraba cada equipo, ya que el primer tiempo los dos planteles fueron capaces de lo mejor y de lo peor. Parecía que el CD Zamarat salía sin complejos en el segundo acto, con la intención de volver a darle la vuelta al partido. De hecho lo lograba en las dos primeras acciones con un triple de Mestres y una canasta de dos de McPhee para poner el 31-33. Pero tras esas dos primeras acciones alentadoras volvió a aparecer la peor versión de un conjunto naranja errático en ataque. Un parcial de 10-3 en los últimos siete minutos de ese tercer cuarto llevaba el partido al último cuarto con un 41-36 que apuntaba a hecatombe del CD Zamarat.

No había muchos indicios para pensar que el duelo podía cambiar de ritmo. Los dos equipos habían hecho pocos puntos en treinta minutos y todo hacía indicar que en el parcial decisivo no cambiaría mucho la película. Efectivamente así fue. A ambos conjuntos les costaba un mundo encontrar el aro rival y ataque fallado tras ataque fallado aparecía alguna canasta casi por casualidad. En ese ritmo atrancado de acierto, el CD Zamarat logró volver a empatar el duelo. 46-46. El entrenador local solicitaba tiempo muerto y empezaba un nuevo duelo de cuatro minutos y medio.

En esos minutos claves la tensión pesaba mucho más en las jugadoras y las canastas y los fallos se alternaban. Dornstauder siguió siendo la principal baza de un CD Zamarat que se encomendaba a la espigada pívot. Con 48-50, Jespersen sacó un 2+1 que valía oro para poner un 48-53 a falta de 37 segundos que suponía estar cerca del triunfo. Pero no sólo había que ganar, sino también tratar de levantar los tres puntos de average de la ida. Al final, un 50-53 que no permite al CD Zamarat levantar el average (perdió en la ida de 3 puntos pero Cáceres logró mayor puntuación en el Ángel Nieto), pero al menos está más cerca de la salvación.

Comentarios
Lo más