La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco, ha estado este miércoles en la delegación territorial de Zamora para reunirse con los distintos grupos pertenecientes al tercer sector social. Blanco ha estado presente en el que es el “primer contacto que queremos mantener desde la Consejería con las asociaciones”, todo ello para “presentarles la ley a ellos y que nos den su opinión” antes de que llegue el 5 de marzo, fecha en la que termina el plazo de alegaciones de la nueva ley.

“Entendemos que es muy importante llevarla también al territorio y conocer las necesidades que las asociaciones tienen a nivel provincia. La visión es muy diferente a las asociaciones a nivel regional”, ha explicado Blanco. Una primera toma de contacto antes de convocar más adelante a los zamoranos para que “vengan a compartir con nosotros ese consejo de dirección” de una ley “muy demandada”.

Sobre el papel de estas asociaciones, Blanco ha dejado claro que “realizan una labor impresionante en toda la comunidad. Si los servicios sociales de Castilla y León son pioneros, son ejemplo y están donde están es también por la labor que ellos realizan”, por lo que “es muy importante conocer su opinión”.

Al respecto de la nueva ley, Blanco ha asegurado que “va a definir claramente lo que es el tercer sector social y lo que no es”, permitiendo a las instituciones “tener un censo real de las asociaciones” y dándoles a estas una estabilidad financiera “que nos han reclamado mucho”. “Es un dinero que va destinado a proyectos para las personas”, ha explicado, evidenciando también que “la intención es que llegue a consejo de Gobierno alrededor de verano”

Por último, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha aclarado que actualmente llegan 20 millones de euros de la casilla del IRPF por lo que “pedimos que se incremente de manera proporcional” y que el “reparto sea proporcional”.

Comentarios