El sector de la construcción necesita dos cosas durante esta crisis y después de la crisis: liquidez y flexibilidad. Por eso la Diputación se adaptará a ello en los planes provinciales de obras.

La Diputación invertirá este año 11 millones de euros en estos planes pero lo hará con una mayor flexibilidad, entendiendo que el sector de la construcción y todos los sectores que también se benefician de la existencia de obras en la provincia, necesitan una ayuda en estos momentos tan complicados.

Por eso, el vicepresidente de la Diputación Provincial de Zamora, José María Barrios, desvelaba este martes que la Institución Provincial adelantará el dinero de estos planes a los ayuntamientos que se encuentran dentro de este programa. El objetivo es que haya liquidez y que las empresas puedan cobrar lo más rápido posible.

Igualmente, también se flexibilizarán todos los plazos en el periodo de ejecución de las obras, de forma que se llevarán hasta finales de 2021.

“Tenemos que colaborar, ayudar a que el empleo de la provincia no se destruya, Hay que minimizar los efectos de la crisis. El objetivo hay que cumplirlo con todas las medidas que tengamos a nuestro alcance. Esperemos que con esto contribuyamos no solo a mantener empleo sino también a generarlo”, finalizaba José María Barrios.

Comentarios