miércoles. 21.10.2020 |
El tiempo

Los organizadores de campamentos de verano piden ayuda para el sector al encontrarse en una “situación límite”

Los organizadores de campamentos de verano piden ayuda para el sector al encontrarse en una “situación límite”
Los organizadores de campamentos de verano piden ayuda para el sector al encontrarse en una “situación límite”

El Colectivo Nacional de Campamentos de Verano, compuesto por empresas, autónomos, asociaciones, instalaciones y albergues que desarrollan proyectos de ocio y tiempo libre ofreciendo a niños, jóvenes y familias alternativas lúdico-educativas en el medio natural y urbano.

El objetivo es ofrecer una voz común al sector para informar, asesorar y representar a las entidades y poner en valor su experiencia y profesionalidad desarrollando actividades y campamentos que realizan una labor social incidiendo de forma transversal en toda la sociedad.

Ante la situación actual que vive nuestro país y durante el próximo proceso de desconfinamiento que se va realizar en las próximas semanas, el Colectivo de Campamentos de Verano ha querido mostrar su apoyo y predisposición para poder facilitar este proceso y ayudar a las instituciones, familias y entidades del sector a que esta situación sea lo más factible, segura, cómoda y real posible.

Para la consecución de estos objetivos quieren expresar:

1. Que los campamentos de verano se llevan a cabo por un amplio colectivo de organizaciones, asociaciones y empresas que realizan diferentes tipos actividades:

Campamentos con pernocta en entornos rurales
Campamentos con pernocta en costas
Campamentos con pernocta en entornos urbanos
Campamentos Urbanos de día
Actividades formativas, deportivas y complementarias de ocio educativo y tiempo libre

2. Que los campamentos de verano se llevan a cabo en diferentes instalaciones, albergues y complejos rurales y urbanos.

3. Que el sector cuenta con 37.800 empresas con un volumen de facturación anual de más de 8.600 millones de euros, generando 200.000 empleos directos y 4 millones de participantes al año.

4. Que son un colectivo regulado, en temas de Seguridad, Riesgos Laborales, Formación, Medidas Higiénico-Sanitarias, Certificados de delitos Sexuales, Aforos, Ratios Niño/Monitor, etc. en el mayor de los casos por las Comunidades Autónomas y con un grandísimo grado de profesionalidad. Añadiendo a todas estas medidas regulativas, debemos destacar que sus actividades se realizan en espacios abiertos y de acceso controlado.

5. Que su sector no es sólo una actividad meramente económica, es una labor social que incide de forma transversal en toda la sociedad dando servicio a una mayoría de familias, facilitado la conciliación de la vida familiar y laboral. También para aquellas más vulnerables y necesitadas de diferentes ayudas y para las que este periodo forma parte importante del año.

6. Que los campamentos de verano no es solo la parte más lúdica de estos, algo que, sin duda, creen de vital importancia para el desarrollo y la formación integral de nuestros niños y jóvenes. Un campamento es juego e interacción, dos de los derechos fundamentales de los niños y totalmente imprescindibles en la vida de estos, que les ayudará a desarrollar las habilidades necesarias para desenvolverse en la sociedad y para una buena salud mental de los más jóvenes.

7. Que la ejecución de su actividad no solo se realiza a través de las organizaciones que lo llevan a cabo, ya que innumerable Asociaciones e Instituciones Públicas que prestan servicios esenciales en la sociedad, requieren de sus servicios para poder ofrecer a la ciudadanía que lo así lo requiere.

8. Que la situación actual incide en un su periodo de máxima actividad convirtiéndolos en un sector vulnerable y con un coste de oportunidad irrecuperable al tratarse de actividades con un altísimo grado de temporalidad, ya que se produce entre los meses de marzo y septiembre sobre todo en periodos como Semana Santa, puente de mayo, junio (mes donde han trasladado la mayoría de los colegios sus actividades) y por último, los campamentos en verano en julio, agosto y principios de septiembre. Por tanto, la primera parte de la temporada ya ha sido perdida y generando unos costes de inversión y devolución que nos lleva a una situación límite en muchos casos.

Por todo lo anteriormente manifestado, este colectivo, formado por las entidades del sector, quiere expresar:

1. La necesidad de obtener las condiciones necesarias e imprescindibles para realizar su actividad con la mayor normalidad posible haciendo un especial hincapié en la prevención Higiénico-Sanitaria creando “Espacios protegidos de COVID-19”; así como de un calendario de adaptación para que todo el sector, y las familias que necesitan de sus servicios, puedan conocer con la mayor anticipación posible la situación que vamos a encontrar este verano.

2. La importancia de que, a pesar de ser una competencia atribuida a las comunidades autónomas, el plan de adaptación a las medidas del COVID-19 sea a nivel nacional para no general un marco de desigualdad entre Comunidades.

3. Su total predisposición para asesorar y ayudar en la desescalada sobre los campamentos de verano a las instituciones, algo que creen esencial para poder realizar con las medidas adecuadas una actividad que va a ser de gran calado social, debido al tiempo de confinamiento de las familias y marco actual en el modelo vacacional que se encontrará la sociedad tras estas semanas de cuarentena.

4. La importancia de estudiar medidas de ayudas a un sector estructuralmente necesario en la sociedad, con un alto nivel de temporalidad y que actualmente se encuentra en una situación límite ante este parón necesario por las circunstancias actuales.

Por todos los motivos expuestos anteriormente, se ponen a disposición de cualquier institución pública o privada para que, desde un punto de vista constructivo, puedan ayudar en la creación y desarrollo de las medidas más adecuadas para llevar a cabo su actividad.

Comentarios
Lo más