lunes. 06.07.2020 |
El tiempo

Guarido, al pueblo de La Hiniesta, en la previa de la (no) romería: “Gracias por vuestra hospitalidad”

Guarido, al pueblo de La Hiniesta, en la previa de la (no) romería: “Gracias por vuestra hospitalidad”
Guarido, al pueblo de La Hiniesta, en la previa de la (no) romería: “Gracias por vuestra hospitalidad”

Francisco Guarido, Alcalde de Zamora, ha querido redactar este domingo una carta al pueblo de La Hiniesta en la previa de lo que hubiera sido la tradicional romería entre ambas localidades. Una romería que este año no podrá celebrarse por la irrupción del coronavirus.

El primer edil de la ciudad ha querido reflejar en este escrito el agradecimiento al pueblo de La Hiniesta y pone como ejemplo esta romería como “unión entre pueblo y ciudad”. Esta es la carta íntegra.

El día de la Hiniesta se celebra en Zamora como fiesta local en la que se trasladan en romería miles de personas acompañando la imagen de la Virgen de la Concha hasta el cercano pueblo de La Hiniesta, donde la Virgen del mismo nombre la espera junto con su vecindad para unir al pueblo de Zamora y de La Hiniesta en un día festivo.

Se unen en un espontáneo hermanamiento de siglos y tradición la vecindad de La Hiniesta y Zamora en este día en el que son los zamoranos quienes van de visita al cercano pueblo, de la misma manera que día a día los pueblos del entorno de Zamora llegan a la ciudad para acceder a algunos servicios: al médico, a estudiar, a trabajar incluso, a comprar, a divertirse a veces.

Cercanía y agradecimiento nos muestra el pueblo de La Hiniesta este día. Lo mismo que debemos mostrar los zamoranos a quienes desde toda la Provincia vienen a formar parte de la ciudad, que sin ellos no existiría, y a quienes acogemos con los brazos abiertos.

Esta unión en la fiesta simboliza la realidad de la unión que es necesaria entre pueblo y ciudad. Y que en el caso de La Hiniesta y Zamora es unión entre iguales, como muestran sus alcaldes cuando se intercambian los bastones de mando por unos días. Que podría ser por todo el año, porque colaborar es imprescindible cuando las necesidades de los pueblos son las mismas.

No sé si el que dio origen a la fiesta en su origen fue este simbolismo de unidad entre pueblos y ciudades como iguales; de colaboración en los días de fiesta y en los de trabajo; de intercambio de bastones en un gesto de confianza, y de abrazos como agradecimiento.

Pero así lo he vivido en estos años, porque lo han hecho nuestros vecinos y vecinas, con la inspiración de dos mujeres, la Virgen de La Hiniesta y de La Concha, que son el símbolo de una unión en la fiesta que culmina la sencilla reunión del afán de cada día

Este año todos los vecinos y vecinas de las dos localidades, como en todo el mundo, estamos unidos en la desgracia de una pandemia que nos impide realizar actividades masivas. Por prudencia no hay romería, pero protegeremos la salud porque sin ella no hay fiestas.

Eso no impedirá que en cada corazón la fiesta sigua viva. Y aunque no se oiga por Valorio “¡Concha!”, permitidme que en nombre de los vecinos y vecinas de la ciudad os agradezca vuestra hospitalidad de cada año por estas fechas, y como Alcalde de Zamora salude al de La Hiniesta.

Y aunque este año no hayamos intercambiado los bastones de mando, os aseguro que Zamora tiene para vosotros las puertas abiertas.

Comentarios
Lo más