lunes. 06.07.2020 |
El tiempo

Adolfo García-Sastre, prestigioso científico del Hospital Monte Sinaí de Nueva York formado en la USAL: "La primera vacuna no será perfecta, pero sí suficiente"

Adolfo García-Sastre, prestigioso científico del Hospital Monte Sinaí de Nueva York formado en la USAL: "La primera vacuna no será perfecta, pero sí suficiente"
Adolfo García-Sastre. FOTO: Mount Sinai Health System.
Adolfo García-Sastre, prestigioso científico del Hospital Monte Sinaí de Nueva York formado en la USAL: "La primera vacuna no será perfecta, pero sí suficiente"

Adolfo García-Sastre es un prestigioso virólogo e investigador burgalés que se licenció en Ciencias por la Universidad de Salamanca en 1986.

Se trasladó a Estados Unidos en 1991 con una beca postdoctoral de investigación de la OTAN en la Universidad del Monte Sinaí de Nueva York (1991-1993), posteriormente logró una beca de investigación Fulbright (1993-1994) para a continuación convertirse en investigador profesor asistente en el departamento de microbiología (1995-1996), profesor Ayudante Doctor (1997-2001), profesor Titular (2001-2003) y Catedrático desde 2004

Actualmente es el director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí de Nueva York y. Entre sus méritos para haberse convertido en una referencia científica global destaca la búsqueda de una vacuna universal del virus de la gripe.

García-Sastre ha concedido una entrevista a Innova Spain, periódico líder de la innovación en Español, en la que ofrece detalles sobre la vacuna contra el Covid-19. “Quizá esta pandemia haga ver de una vez por todas que son necesarios más recursos financieros dedicados a la investigación", afirma el virólogo, que considera que tanto en Estados Unidos como en España, “las prisas por volver a la normalidad pueden jugar a favor de los rebrotes del virus”.

Durante la conversación con el periodista Juan F. Calero, el investigador formado en la USAL asegura que, ahora que Castilla y León se encuentra en fase 1, "es momento de que ciudadanos y administración estén a la altura en un paso delicado". “El contacto social ha de ser mínimo. El virus seguirá entre nosotros hasta que logremos una vacuna, así que hay que extremar la prudencia. Preveo que, en lugares muy afectados, como Madrid, se producirá la suficiente concienciación. Todo lo vivido y el miedo van a influir”, dice a Innova Spain.

Sobre el papel que las autoridades deben jugar en este escenario, el virólogo del Monte Sinaí defiende la necesidad de multiplicar los diagnósticos mediante los test. “Soy consciente de que no se puede hacer un test a todo el mundo, ojalá, pero hay que aislar a contagiados y a su entorno con rapidez”. García-Sastre señala que, dado que el virus pierde potencial al exponerse a las altas temperaturas, las administraciones deberían aprovechar el verano para "rearmarse" con los recursos necesarios de cara a una más que probable segunda oleada en otoño del virus.

¿Cuántas oleadas más nos esperan?

“Depende. A día de hoy, sólo un 5 % de los españoles es inmune al virus. Para subir a un 60 % (y alcanzar la famosa inmunidad de rebaño) habría que pasar por muchas más oleadas, o más virulentas", afirma en la entrevista. García-Sastre ofrece una perspectiva que se aleja del peor de los escenarios. “Lo normal es que no lleguemos a eso y que dentro de un año dispongamos de una vacuna que aporte la inmunidad necesaria. Hasta entonces, las medidas de confinamiento y distanciamiento social no impedirán al 100 % más oleadas, pero harán disminuir notablemente los contagios”, explica a Calero.

García-Sastre detalla en la entrevista los motivos que le llevan a pensar que la vacuna llegará más pronto que tarde. “Hay varias en fase de ensayos clínicos y en distinto países que, a su vez, han aplicado diferentes estrategias. Ahora lo importante es saber que no causan efectos adversos y que son inmunogénicas y por tanto producen anticuerpos en sangre capaces de neutralizar al virus. Esto ya ha ocurrido —la farmacéutica Moderna anunció resultados prometedores con pacientes sanos hace unos días— y nada me lleva a pensar que no haya otras que también funcionen”.

En todo caso, el investigador opina que la primera vacuna que se distribuya no será la vacuna ideal para acabar con el Covid-19, pero supondrá un avance determinante en la lucha contra la enfermedad. “Por el momento bastará aunque no impida completamente la infección pero sí reduzca tanto las opciones de que una persona enferme de gravedad como el tiempo que pasa infectada”.

Comentarios
Lo más