lunes. 13.07.2020 |
El tiempo

CryoSanabria celebra el Día Internacional del Medio Ambiente haciendo referencia a la presencia del oso en Sanabria

CryoSanabria celebra el Día Internacional del Medio Ambiente haciendo referencia a la presencia del oso en Sanabria
CryoSanabria celebra el Día Internacional del Medio Ambiente haciendo referencia a la presencia del oso en Sanabria

Para celebrar este 5 de junio de 2020 el Día Internacional del Medio Ambiente, Daniel Boyano Sotillo, miembro de CryoSanabria, lanza este artículo que conmemora la presencia del oso en las comarcas de La Carballeda y Sanabria.

Presencia de oso en Sanabria y La Carballeda

He tenido la suerte de poder contemplar osos en libertad en los diferentes continentes de la Tierra, desde osos tibetanos, hasta osos de anteojos andinos, pasando por los grandes osos árticos. Así ahora, después de confirmar la presencia de entre 1 y 5 individuos de osos (Ursus arctos arctos) en Sanabria desde 2012 a 2020 quiero hacer un repaso de las citas históricas más destacadas de las últimas décadas en nuestra comarca y recordar que no se recomienda decir los lugares de avistamiento en fechas recientes para evitar daños directos, como la caza furtiva, o indirectos, mediante turistas cargados con sus cámaras de fotos entre otros. Estas recomendaciones de no decir lugares donde se hayan observado también hay que aplicarla para el resto de animales como el lobo, águilas...

Hasta la fecha los osos avistados podrían ser adultos en dispersión de la subpoblación cantábrica occidental, que cuenta con más 200 ejemplares.

Hay que recordar que el oso pardo ha permanecido siempre presente en las montañas sanabresas, de manera intermitente en el tiempo y espacio, por más que se haya insistido en que la desaparición del plantígrado se habría producido hacia mediados del siglo XIX, y sólo muy recientemente, se ha reconocido su presencia, de manera oficial.

Desde luego, los "colmeneiros", preciosas construcciones de piedra para proteger las colmenas de los osos, son memoria viva de esta realidad. Buen ejemplo de ello son los que se encuentran en la Fraga de la Osa, en el Concello de Lubián, el de San Ciprián de Sanabria, el de Cerdillo o el de Ribadelago.

Tanto los colmeneiros o curmeneirus, como los talameiros, cortinos y cortines han servido de protección para las colmenas de abejas instaladas por los paisanos y paisanas de Sanabria y La Carballeda a lo largo de la historia. La abundancia de estas construcciones en la comarca sanabresa indica la importancia de la miel y la cera dentro del mundo rural tradicional, además de la convivencia con animales silvestres como el oso. No hay que olvidar que los osos son animales omnívoros que se alimentan de grandes volúmenes de comida al día, entre sus alimentos está la miel y las larvas de las abejas de las colmenas. La cantidad que van a ser capaces de consumir, depende de la época del año y su lugar de distribución.

Para empezar por el hecho más reciente hay que destacar el individuo de oso avistado en la sierra de Segundera, en el norte de la Alta Sanabria durante 2020, así como el avistado y que también afectó a un colmenar en el límite sur de Alta Sanabria con Portugal durante el verano y otoño de 2019.

Otro avistamiento muy mediático del oso en Muelas de los Caballeros y Vega del Castillo, donde en 2013 se les consiguió fotografiar con el método de foto trampeo mientras se alimentaba en las colmenas de Isidro Bordel, paisano del pueblo. Se confirmaba así la presencia del oso pardo en la zona, considerado extinto por algunos desde principios del siglo XX en La Carballeda y Sanabria, donde las referencias sobre su probable presencia se basaban en testimonios orales de informadores locales.

En 2011, en un colmenar de Truchillas (límite Cabrera y Sanabria), ocurrió lo mismo que en Muelas. Una colmena apareció alterada. El apicultor, hizo guardia, hasta que se sorprendió cuando vio que se trataba de un oso. Además hace varias décadas, se contaba un episodio similar en San Ciprián de Sanabria, pueblo que también pertenece a la sierra de la Cabrera, exactamente en el paraje conocido como "la fraga del oso”.

Citas célebres publicadas que indican presencia de oso en Sanabria y La Carballeda en el siglo XX :

1913-1916: oso muerto en el bosque de tejos de Requejo (Sanabria). Fuente: Diario de Zamora.

1920: oso muerto en un colmenar de San Ciprián (Sanabria). Fuente: Boletín Informativo, Diputación de Zamora, número 24, año 1985: página 29.

1920-1921: oso muerto en Marrubio (La Cabrera). Fuente: El Oso Pardo en el Noroeste Peninsular, página 115.

1931-1936: oso muerto en las cercanías del pueblo orensano Riodolas (Casayo), límite con el municipio sanabrés de Porto. Fuente: Fauna Histórica de Maragatería y Cabrera.

1947-1949: oso muerto en La Cabrera, por el cura de La Baña. Fuente: El Oso Pardo en el Noroeste Peninsular, página 75. Límite con los municipios sanabreses de Trefacio, San Justo y Rosinos.

Del mismo modo Pascual Madoz, a mediados del siglo XIX, cita la especie en la zona en los siguientes lugares:

1º. Comarca de Sanabria: San Ciprián y Vega del Castillo.

2º. Provincia de León: Castrocontrigo, Morla, Marrubio, Llamas de Cabrera, sierra del Teleno, Manzanedo de Valdueza y El Acebo. Límite con los municipios sanabrés de Porto.

3º. Provincia de Ourense: Casayo, entre otras localidades. Límite con el municipio sanabrés de Porto.

La distribución de esta especie por Sanabria es una gran noticia para su conservación ya que el oso pardo (Ursus arctos arctos), mamífero catalogado 'en peligro de extinción' en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, presenta en la Península Ibérica dos poblaciones diferenciadas, la pirenaica, con unos 3 ejemplares, y la cantábrica, con unos 300 ejemplares.

Es probable que los individuos de osos vistos en Sanabria procedan de Los Montes Aquilanos, donde se especula con la presencia de parejas reproductoras, a escasos 20 km con la frontera sanabresa. A juzgar por los indicios detectados y por el tamaño de los ejemplares, pueden ser adultos en dispersión. Este comportamiento no es atípico, dado que algunos individuos han recorrido distancias importantes en la cornisa cantábrica, que parecen estar ligadas a momentos concretos de su ciclo biológico.

Esperemos que el oso se recupere con fuerza en nuestra comarca porque Sanabria y La Carballeda tienen condiciones ambientales ideales para la especie y, además, cuenta con escasa población humana, lo que permite un hábitat en buen estado para el oso como el valle de Tuela y Hermisende, la zona de Porto y Lubián, la sierra de la Velilla, etc., hábitats que el plantígrado visitó hasta los años 50 y 60, y ya en territorio portugués hemos de mencionar el enorme bosque de robles de la Sierra de Nogueira, de más de 8.000 hectáreas, el Parque Natural de Montesinho y los montes de la sierra da Coroa. Así la población de oso pardo tiene todo a favor para consolidarse en Sanabria, La Cabrera y Carballeda.

Comentarios
Lo más