lunes. 06.07.2020 |
El tiempo

La segunda oleada del estudio de seroprevalencia apunta que el 6,3 % de la población zamorana ha generado inmunidad frente al coronavirus

La segunda oleada del estudio de seroprevalencia apunta que el 6,3 % de la población zamorana ha generado inmunidad frente al coronavirus
La segunda oleada del estudio de seroprevalencia apunta que el 6,3 % de la población zamorana ha generado inmunidad frente al coronavirus

En Zamora ese porcentaje ha aumentado mínimamente. Se ha pasado del 5,9 % de la primera oleada, al 6,3 % en esta segunda. En términos absolutos, el 5,2 % de la población española ha generado anticuerpos IgG contra el SARS-CoV-2

La segunda oleada del estudio de seroprevalencia del COVID-19, cuyos resultados preliminares ha hecho públicos este jueves el Ministerio de Sanidad, estima que solo el 5,2 por ciento de los españoles tiene anticuerpos del virus, porcentaje que en la media de Castilla y León se incrementa al 7,5 por ciento --0,5 puntos más que el dato obtenido en la primera oleada--.

El Ministerio de Sanidad ha hecho públicos los resultados preliminares de la segunda ola del estudio de seroprevalencia ENE-COVID que comenzó hace un mes el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). La primera oleada, de hace tres semanas, arrojaba en toda España una prevalencia del 5 por ciento, mientras que ahora ha aumentado ligeramente al 5,2 por ciento.

En el caso de Castilla y Léon, la prevalencia de anticuerpos IgG anti SARS-COv2 es de 7,5 por ciento, lo que lleva a estimar que 7,5 de cada 100 personas se ha contagiado del COVID-19 y tiene anticuerpos. Esa tasa en el primera oleada era del 7 por ciento. La comunidad se mantiene con la tercera tasa más elevada del país, por detrás de Madrid (11,4 por ciento) y Castilla-La Mancha (10,3 por ciento).

En Castilla y León han participado en esta segunda oleada del estudio un total de 7.312 personas, 339 más que las 6.973 que se realizaron la prueba en la primera fase, lo que supone un incremento del 4,8 por ciento.

Por provincias, Soria se mantiene con la mayor tasa de prevalencia del país, con un 14,7 por ciento, 0,9 puntos más que en la primera ronda del estudio. A continuación, se sitúa Segovia, con un 12,6 por ciento (0,1 más); Ávila, con un 8,3 por ciento (1,7 puntos más); Palencia y Salamanca, ambas con un 8,2 por ciento (tenían, respectivamente 5,9 y 7,4 en mayo).

Por debajo de la media regional se sitúan Valladolid, con un 7,2 por ciento (aumenta 1,4 puntos); Zamora, con un 6,3 por ciento (0,2 más); León, con un 5,8 por ciento (desciende 0,6 puntos) y Burgos, con un 5,4 por ciento (0,4 puntos más).

La provincia de León es una de las pocas de España en la que la prevalencia estimada de anticuerpos IgG ha descendido en esta segunda oleada con respecto a la primera, al pasar de un 6,4 a un 5,8 por ciento.

En los datos de esta segunda oleada se incluye el porcentaje de seroconversión, es decir las personas que en el test de la primera fase, realizado entre finales de abril y primeros de mayo, dieron negativo pero que ahora han dado un resultado positivo en anticuerpos IgG.

Esta estadística solo se aporta por provincias y en el caso de Castilla y León llama la atención que varias provincias están entre las que presentan una tasa de seroconversión estimada más alta. De hecho, Ávila se sitúa a la cabeza del país, con un 2,1 por ciento, seguida por Palencia y Valladolid, con un 1,8 por ciento; y por Soria, con un 1,5 por ciento, que iguala el porcentaje de Madrid.

Entre el resto de provincias castellanoleonesas, Salamanca presenta una seroconversión del 1,1 por ciento; Burgos, del 0,7 por ciento; Zamora del 0,6 por ciento, León del 0,5 por ciento, y Segovia del 0,4 por ciento.

El 5,2 por ciento de la población española ha superado la enfermedad y presenta anticuerpos contra el COVID-19, apenas un 0,2 por ciento más que en la primera oleada de los resultados del estudio de seroprevalencia liderado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), según los resultados de esta segunda tanda de resultados, en la que se han analizado a 64.564 personas entre el 18 de mayo y el 1 de junio.

En rueda de prensa, la directora del ISCIII, Raquel Yotti, ha explicado que la tasa de participación se ha situado en el 76 por ciento, superior a la de la primera ronda: 74,9 por ciento. "Esta mejora refleja la alta adherencia al estudio. Hasta el 95 por ciento de todos los participantes en la primera ronda han continuado, pero además se han incorporado 5.847 más", ha celebrado. Además, el 87,9 por ciento ha accedido a donar una muestra de sangre.

La tasa es ligeramente inferior en hombres (5,01%) que en mujeres (5,40%). Aunque la media nacional es de un 5,21 por ciento, el estudio arroja una marcada variabilidad geográfica, también muy similar a la observada en la primera ronda, con prevalencias iguales o próximas al 10 por ciento tanto en Madrid como en las provincias situadas en su entorno. En relación al tamaño de los municipios, existe un leve incremento de esta tasa de inmunidad respecto a la primera oleada en las grandes ciudades (más de 100.000 habitantes) que han pasado de un 6,4 a un 6,8 por ciento.

El 80,5 por ciento de los participantes en el estudio que declaran haber dado positivo por coronavirus en un diagnóstico por PCR hace más de dos semanas presentan anticuerpos IgG. En los casos sospechosos, la prevalencia de este anticuerpo aumenta con el número de síntomas y es particularmente alta en las personas que han sufrido pérdida de olfato (40%). En el caso de los participantes asintomáticos, a un 2,8 por ciento se les detectó anticuerpos IgG.

Además, un 0,8 por ciento de participantes negativos en anticuerpos en la primera ronda han seroconvertido en esta segunda, es decir, se les ha detectado la presencia de IgG de la que antes carecían. "Este dato es bastante interesante porque es el análisis de las mismas personas longitudinal a lo largo del tiempo", ha argumentado en rueda de prensa la directora del Centro Nacional de Epidemiología (CNE), Marina Pollán. Destacan los casos de Ávila, Valladolid y Palencia, con valores cercanos al 2 por ciento, y los de Madrid, Soria y Segovia con un 1,5 por ciento.

Finalmente, el mapa de posibles casos con síntomas de COVID-19 en las últimas dos semanas muestra, en general, prevalencias inferiores a las de la primera ronda. Solo las provincias de Santa Cruz de Tenerife, Granada, Madrid, Toledo y Las Palmas están en torno al 1 por ciento. Los posibles casos con síntomas de COVID-19 se refiere a personas con tres o más síntomas o con pérdida súbita de olfato.

La directora del ISCIII, Raquel Yotti, ha explicado que la tasa de participación se ha situado en el 76 por ciento, superior a la de la primera ronda: 74,9 por ciento. "Esta mejora refleja la alta adherencia al estudio. Hasta el 95 por ciento de todos los participantes en la primera ronda han continuado, pero además se han incorporado 5.847 más", ha celebrado.

Además, el 87,9 por ciento ha accedido a donar una muestra de sangre. La tasa de participación entre los individuos elegibles también ha mejorado a la de la primera ronda con un 66,5 frente al 63,7 por ciento del periodo anterior. Si se considera solo a las personas que han podido ser contactadas, la cifra de participación alcanza el 76,1 por ciento, dos puntos más que en la ronda anterior.

Yotti ha detallado que en la primera ola se disponía de datos de apenas el 30 por ciento de los análisis de laboratorio de los participantes, mientras que ahora se ha podido evaluar "la práctica totalidad" de las muestras.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha resaltado que estos datos de seroprevalencia "corroboran lo observado en la evolución de la epidemia" en las últimas semanas. "Los datos de transmisibilidad tampoco han cambiado de manera sustancial", ha comentado, reconociendo que quizá se produjo una mayor entrada del virus en España que los detectados por el sistema sanitario.

04.06040620180200754



Comentarios
Lo más