La situación sanitaria no ha pausado las acciones solidarios de los zamoranos durante estos meses, algo que en el centro de acogida Madre Bonifacia han podido comprobar de primera mano al recibir estos días una donación de alimentos.

Estos lotes de productos han llegado desde la parroquia de Villarín de Campos, donde han reunido la mayor cantidad posible para entregarla a esta instalación de Cáritas que se encuentra en la ciudad de Zamora. Un acto que permitirá que las personas necesitadas puedan recibir estos alimentos gracias a la solidaridad de Villarín de Campos y la labor de los voluntarios y trabajadores del centro. 

Comentarios