viernes. 02.10.2020 |
El tiempo

Europa sentencia que la protección de especies como el lobo debe garantizarse también en zonas habitadas por el hombre

Europa sentencia que la protección de especies como el lobo debe garantizarse también en zonas habitadas por el hombre
Europa sentencia que la protección de especies como el lobo debe garantizarse también en zonas habitadas por el hombre

El Tribunal Europeo de Justicia de la Unión Europea (TUE) ahonda en que la captura de especies protegidas es ilegal.

El Tribunal Europeo de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha sentenciado que la preservación "rigurosa" de especies protegidas, como es el caso del lobo, se debe garantizar bajo todas las circunstancias, también en situaciones en las que un miembro se encuentre en zonas habitadas por el hombre, por lo que queda prohibida su captura o sacrificio.

La justicia europea recuerda que el régimen de protección de los habitat naturales recogido en las directivas comunitarias también es aplicable a especímenes que abandonan su hábitat natural y se encuentran en asentamientos humanos, informa Europa Press.

Según apunta el fallo, el marco jurídico europeo no contiene límites ni fronteras, de manera que no puede considerarse que un espécimen silvestre de una especie animal protegida que se encuentre en las proximidades o en el interior de zonas habitadas por el hombre, que transite por esas zonas o se alimente de recursos de producción humana, "sea un animal que ha abandonado su área de distribución natural".

Además, ahonda en que la captura de especies protegidas es ilegal y la normativa europea no permite excluir del ámbito de protección de esta disposición las zonas habitadas por el hombre.

La captura y el transporte de un espécimen de una especie animal protegida, como el lobo, solo pueden efectuarse en el marco de una excepción adoptada por la autoridad nacional competente en base a un motivo de seguridad pública, resume la sentencia del tribunal con sede en Luxemburgo.

El caso sobre el que se pronuncia el TUE se produjo en Rumanía, donde el personal de una asociación protectora de animales, en compañía de un veterinario, procedió a la captura y al transporte, sin autorización previa, de un lobo que frecuentaba la vivienda de un residente de un pueblo rumano situado entre dos grandes áreas naturales protegidas.

Comentarios
Lo más