miércoles. 05.08.2020 |
El tiempo

Modifican el Decreto por el que se regulan las líneas de promoción juvenil para adaptarlas al ámbito laboral

Modifican el Decreto por el que se regulan las líneas de promoción juvenil para adaptarlas al ámbito laboral
Modifican el Decreto por el que se regulan las líneas de promoción juvenil para adaptarlas al ámbito laboral

De esta manera, se actualizan entre otras, las titulaciones que tienen vinculación con certificados de profesionalidad como son las de Monitor y Coordinador de tiempo libre e Informador Juvenil.

El Consejo de Gobierno ha aprobado el Decreto que varía el anterior 117/2003, de 9 de octubre, por el que se regulan las Líneas de Promoción Juvenil en Castilla y León y que incluye entre otros aspectos, la actualización de varias titulaciones de formación juvenil para adaptarlas al escenario europeo como son las de Monitor y Coordinador de tiempo libre y la de Informador Juvenil. Asimismo, los alumnos de esas dos opciones podrán si lo desean, obtener simultáneamente y con una misma formación ambas acreditaciones.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aprobada por Naciones Unidas y suscrita por el Gobierno de España considera a los jóvenes como agentes fundamentales del cambio, poniendo en valor la necesidad de fomentar en el ámbito educativo, cuyo título es “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

Además, mediante acuerdo del Consejo Interterritorial de Juventud de 21 de junio de 2012, se aprobó que “los organismos de juventud de las comunidades autónomas adecuasen sus respectivas normativas reguladoras de formación de tiempo libre a la nueva situación creada tras la publicación de las cualificaciones profesionales, de esa forma, los contenidos formativos serán básicamente los mismos en todo el territorio español y serán fácilmente reconocibles y homologables en Europa, lo que permitirá una mayor movilidad de los profesionales afectados en el territorio español y en la Unión Europea”.

Asimismo, el Estatuto de Autonomía de Castilla y León atribuye la competencia exclusiva en materia de juventud a la Comunidad autónoma, en cuyo ejercicio se aprobó la Ley 11/2002, de 10 de julio, de Juventud de Castilla y León. El citado texto dedica su título III a las líneas de promoción juvenil; éstas son, la formación juvenil, la información juvenil, las actividades juveniles, las instalaciones juveniles y los distintos carnés para jóvenes, materias que fueron desarrolladas por el Decreto 117/2003, de 9 de octubre, por el que se regulan las líneas de promoción juvenil en Castilla y León.

Como respuesta a las recomendaciones anteriormente expuestas, las titulaciones de formación juvenil previstas en la citada normativa deben ser adaptadas en una doble vertiente:

En primer lugar, poniendo al día las titulaciones de formación juvenil existentes, prescindiendo de aquellas que han perdido relevancia, como es el caso de las titulaciones de coordinador de nivel, gestor de información juvenil y logista de instalaciones juveniles.

Y en segundo lugar, creando nexos de conexión entre determinadas titulaciones de educación no formal y los certificados de profesionalidad directamente relacionados con ellas, como es el caso de los títulos de monitor de tiempo libre, coordinador de tiempo libre e informador juvenil.

Optimización de recursos

El objetivo es optimizar recursos y evitar tramitaciones a los jóvenes que podrían resultar redundantes, facilitándoles el ejercicio de las actividades de tiempo libre, tanto en ámbito voluntario como en el profesional. De esta forma, los alumnos que cursen las titulaciones de monitor de tiempo libre, coordinador de tiempo libre e informador juvenil, o los certificados de profesionalidad vinculados a estas titulaciones podrán, si lo desean, obtener simultáneamente y con una misma formación ambas acreditaciones. Este proceso supone un reconocimiento de la labor desarrollada por las entidades de voluntariado y refuerza el valor de las titulaciones de formación juvenil, al servir de cauce para la obtención del respectivo certificado de profesionalidad, propio del ámbito laboral.

La modificación del Decreto 117/2003 también incluye la revisión en los precios públicos que se abonan por la prestación de servicios en las residencias juveniles de titularidad de la Junta de Castilla y León e introduce tres nuevas bonificaciones, ya que solo pagarán la cuota mínima aquellos que colaboren con la dirección de las residencias juveniles en el desarrollo de las actividades y en la prestación de los servicios dentro de las mismas, los que cuenten con una trayectoria académica excelente es decir, que hayan obtenido una media igual o superior a ocho en sus calificaciones globales finales en el curso académico inmediato anterior o aquellos que compaginen sus estudios con la práctica deportiva de nivel. De esta manera se pretende también reconocer y recompensar el trabajo y esfuerzo de los jóvenes. La cuota mínima a pagar por los residentes que reúnan los requisitos que dan lugar a la bonificación especial por estar en cualquiera de los tres grupos señalados en los párrafos precedentes, se calcula con el 20 % del IPREM, lo que, en estos momentos significa 107,57 euros al mes. Además la duración estimada de estancia en una residencia será el correspondiente a un curso completo, lo que lleva a considerar 9,5 meses y La cuota media mensual en la actualidad, a pagar por los residentes sin bonificación, tomando como referencia el mes de noviembre, ya que se considera que este mes aporta datos más reales y estables que se van a mantener a lo largo de todo el curso escolar, es de 489,95 euros al mes.

Comentarios
Lo más