lunes. 21.09.2020 |
El tiempo

Fútbol | Segunda B

El secreto de Carlos Ramos, hombre clave en el ascenso del Zamora CF: “Estuve a punto de perderme el play off”

El secreto de Carlos Ramos, hombre clave en el ascenso del Zamora CF: “Estuve a punto de perderme el play off”
El secreto de Carlos Ramos, hombre clave en el ascenso del Zamora CF: “Estuve a punto de perderme el play off”

El jugador zamorano fue clave en el ascenso del Zamora CF a Segunda B participando en las cuatro dianas del equipo durante la fase de ascenso disputada en la Nueva Balastera. No obstante, Ramos estuvo a punto de perderse el play off, al sufrir una rotura muscular una semana antes del choque ante el Numancia B. El trabajo con la fisioterapeuta Andrea Rodríguez fue clave para llegar a los dos encuentros decisivos de la temporada.

Han pasado diez días desde que el Zamora CF lograra el ascenso a la categoría de bronce del fútbol español. El equipo de David Movilla vencía por 2-1 a la Gimnástica Segoviana el pasado 25 de julio en La Nueva Balastera y retornaba a la Segunda B. Diez días después, uno de los hombres clave de ese ascenso, el zamorano Carlos Ramos, habla con zamora24horas. Lo hace “muy relajado después de la tensión y la euforia”, asumiendo lo conseguido y “ya con ganas de empezar a entrenar para afrontar la competición en un categoría superior”. Eso sí, una temporada ante la que hay “mucha incertidumbre”, tanto en el inicio de los entrenamientos (24 de agosto) como de los partidos (finales de septiembre) por la presencia constante del coronavirus, y también por las dudas del nuevo formato de competición. “Con muchas dudas, pero será fútbol igual”, explica el mediocentro zamorano.

Han sido días de desconexión, en los que el todocampista del Zamora ha disfrutado de la familia y de los amigos, con escapada al norte incluida, para asimilar lo conseguido y descansar tras una temporada maratoniana, de más de un año de duración. “Todos teníamos la ilusión de ascender el año pasado y se ha hecho muy larga la liga que acabamos de terminar; unido al parón por el coronavirus”, reconoce Ramos, que durante estos días también ha notado la pérdida de algunos compañeros que no seguirán en el equipo. “A mí me gusta la apuesta por el bloque que ha hecho el club, es un premio a lo conseguido por el grupo. Me da mucha pena por la gente que no sigue porque tengo grandes amigos entre los futbolistas que no siguen. Pero la apuesta será positiva de cara a que serán como dos temporadas muy cortas en una y conocernos y conocer al míster nos dará un plus, a diferencia del resto de equipos”, expone el zamorano.

2499187

Esta campaña se iniciaba con el dolor que supuso a toda la familia rojiblanca la eliminación ante el Haro y ante el Alcobendas el curso anterior. Especialmente dolorosa fue la eliminación ante los riojanos por ser una eliminatoria entre campeones en la que el equipo no ofreció su mejor versión en el partido decisivo. Pese a eso, el rendimiento en la liga regular fue altísimo. “La plantilla estaba más compensada, teníamos todos la experiencia del play off e hicimos un campeonato muy bueno. Tuvimos un pequeño bajón en febrero pero era normal. Dudaban de si la Segoviana nos iba a pillar, pero yo pensaba que si todo iba normal les sacaríamos más puntos, visto el calendario. Ha sido una temporada de matrícula de honor por cómo ha trabajado el equipo, cómo ha llegado al play off y la regularidad mostrada todo el año”, rememora el ‘10’ del Zamora CF.

La eliminación contra el Haro, siempre presente

La referencia de Haro ha estado presente durante toda la temporada para aficionados y para jugadores. Aunque la espina clavada de Carlos Ramos era mayor, al menos para él. El duelo ante el Haro finalizó con 1-0 para los riojanos con gol de Ramos en propia meta. Las sensaciones del choque fueron que el Haro pudo golear al Zamora y por eso en el entorno no se dio mayor importancia a que el gol blanquinegro hubiera sido en propia meta. Pero Carlos Ramos tenía una deuda consigo mismo.

“Todos los que estábamos el año pasado teníamos la espina clavada, sobre todo la gente de Zamora, que hemos mamado el Zamora CF desde niños. Por todo lo que se generó en la ciudad, por el vínculo que se generó en el vestuario… El hecho de ese gol en propia te deja tocado, te deja con más responsabilidad de la que debería. Es cierto que también creo que si nos hubieran tenido que ganar 2-0, nos hubieran ganado por cómo se dio el partido. Pero ese marcador 1-0 con gol de Carlos Ramos en propia meta me dolió mucho y tenía ganas de reivindicarme”, desvela el zamorano.

DSC 0861

Una reivindicación que llegaba en una temporada rotunda del segundo capitán del Zamora CF y un play off para enmarcar. Carlos Ramos hizo de faro del equipo, echándose al plantel a la espalda cuando fue necesario, como muestra su participación en los cuatro goles del play off. En el primer tanto ante el Numancia B es quien caza la prolongación de Rubiato y ejecuta el primer disparo a puerta; el segundo gol ante el filial soriano lo anota él mismo; la primera diana contra la Segoviana nace de un saque de esquina ensayado botado por Ramos al segundo palo para la prolongación de Escudero; y el segundo tanto de la final llega tras una recuperación, caño, y asistencia del ’10’ del Zamora para dejar solo ante el meta a Sergio García (que define de manera magistral).

“Creo que he dado ese paso adelante que se me pedía, porque tengo condiciones y un peso en el equipo que debo asumir. Hay mucho que mejorar pero he estado a la altura de los compañeros, de lo que requería el play off, participando en los cuatro goles, que no es lo más importante, pero ayuda a ascender”, explica Carlos Ramos a zamora24horas.

Sobre la preparación del play off, Carlos Ramos reconoce que hubo dos claves: el aspecto físico y el aspecto mental, más allá de conocer las debilidades que les impidieron ascender el curso anterior: “Sabíamos que este año iba a ser totalmente diferente al anterior, fuera como fuese el formato del play off, porque el equipo estaba más compensado, más preparado y teníamos las enseñanzas del año anterior. La clave ha sido la preparación física que ha sido brutal durante todo el año, y el aspecto mental del míster, por cómo nos trabaja. Dentro no había dudas. Un ejemplo fue el día del Numancia B. Tras su gol la sensación no era como en Haro, sabíamos que podíamos hacerles daño. Confiábamos en nosotros y en los dos partidos fuimos superiores”.

DSC 0264

Una lesión que estuvo a punto de dejarle sin play off


Durante las semanas de preparación, el club decidió aislar a jugadores y cuerpo técnico. Ninguno de ellos se expuso a los medios de comunicación y apenas se prodigaron en redes sociales. “Estábamos encerrados en una burbuja y lo agradecimos. Nos vino bien”, reconoce Carlos Ramos. Esa situación hizo que mucha de la información generada por el equipo apenas trascendiera a la opinión pública. Una de esas circunstancias fue la lesión que sufrió Carlos Ramos y que estuvo a punto de dejarle sin play off. Una lesión que no se ha conocido hasta una vez conseguido el ascenso.

“El día antes del amistoso ante la Cultural me hice daño, sufrí un pinchazo en un abductor en un tiro a puerta. Tenía ganas de estar lo mejor posible y decidí seguir entrenando y no parar, pese al riesgo de entrenar a un nivel tan exigente con una lesión muscular. La mañana del partido amistoso vi que estaba peor, que no podía, que no estaba para competir y hablamos todos y consensuamos que lo mejor era parar y ver qué tenía. No quise hacerme pruebas por miedo, aunque según me dijeron tenía una pequeña rotura muscular. Paramos, trabajamos el abductor, y gracias a Andrea Rodríguez (fisioterapeuta del club) pude competir en el play off, sobrellevar el dolor y jugar una semana después”, recuerda Carlos Ramos, mostrando su agradecimiento a un equipo médico (con Agapito Sánchez) y de fisioterapia (con Andrea Rodríguez, Pedro Lucas y Pablo Hernández) que también ha sido fundamental para lograr el ascenso.

Ed7jE6HWkAEn Qv

Una situación límite que llegaba dos semanas después de la grave lesión de Asiel, que esta vez sí le dejó sin poder jugar los partidos decisivos. El segunda capitán del Zamora recuerda esas horas con la sensación de pesadumbre. “Estuvimos jodidos. En un primer momento pensamos que era un esguince y que llegaría, pero cuando al día siguiente nos dijo que tenía fractura de peroné al equipo se le notó que estaba jodido. Pero fue un día. Buscamos soluciones, nos hicimos más fuertes y Raúl, que jugó en ese puesto, lo hizo de maravilla. Tiene un mérito de la leche lo de Raúl, que después de no contar con muchos minutos, hizo un play off espectacular. Me da mucha lástima por Asiel, un año esperando este momento, tres meses sin ver a la familia, y un mes antes te lesionas. Tiene que ser muy jodido. Le dedicamos el ascenso a él y espero que disfrute de la Segunda B”, finaliza Carlos Ramos, que reconoce estar deseando que la pretemporada eche a andar.

Comentarios
Lo más