martes. 01.12.2020 |
El tiempo

El coronavirus lleva a la desesperación a una madre zamorana

El coronavirus lleva a la desesperación a una madre zamorana
El coronavirus lleva a la desesperación a una madre zamorana

CGT denuncia “el miserable proceder” de la inspección médica de Zamora

La Confederación General del Trabajo en Zamora (CGT) ha denunciado la descoordinación de los Servicios Sanitarios de la Junta de Castilla y León en Zamora resaltando que entre el trabajo de los rastreadores y el de la inspección médica “no existe conjunción alguna, más bien todo lo contrario y la resultante de esta caótica situación, en no pocas ocasiones, la paga la clase trabajadora con la pérdida de su puesto de trabajo”.

Para ilustrar de forma fehaciente el dislate apuntado, CGT ha dado a conocer la carta desesperada de una madre trabajadora que pasamos a reproducir a continuación:

CARTA DE UNA MADRE TRABAJADORA

“El pasado martes me comunican, desde el centro donde acuden mis hijos, que uno de sus compañeros ha dado positivo en el COVID-19 y que se procede al cierre de este, al tiempo que me dicen que los rastreadores se pondrán en contacto conmigo, así como con el resto de las familias afectadas.

En efecto, me comunican que permanezca en cuarentena y que el sábado a las 11:00 horas acuda con mis hijos al Hospital Virgen de la Concha para realizarle el correspondiente PCR y, a su vez, que acuda a mi médica de cabecera para tramitar el correspondiente parte de incapacidad temporal. Hasta aquí todo correcto y actúo tal y como me habían indicado.

El lunes me comunican, vía telefónica, que el resultado de las pruebas ha sido negativo, y que le deben hacer una segunda prueba el viernes de esta semana. Entretanto, debo seguir en cuarentena y solicitar una prórroga del parte de baja y así se lo comunico a mi médica, que procede a emitir un segundo documento, si bien existía algunas diferencias en su cumplimentación, a las que mi empresa pone reparos. Me pongo en contacto con mi sindicato, que a su vez interpela al servicio de inspección médica y obtienen una respuesta que transmito al responsable de mi empresa, y parece que todo queda aclarado.

Pero no, después de estas arduas gestiones en este tiempo que los teléfonos parecen saturados, recibo una llamada de mi médica comunicándome que, por imperativo de la inspección médica, tiene que dejar sin efecto el parte de baja y emitir un parte de alta con fecha del día siguiente.

Me pongo en contacto con los rastreadores, les comunico lo sucedido y su respuesta es que debo permanecer, tanto yo como mis hijos en cuarentena hasta obtener el resultado de la segunda prueba de PCR, y mi derecho a permanecer en situación de incapacidad temporal.

Pero ahora estoy en casa en compañía de mis hijos y con un parte de alta, por imperativo de la actuación arbitraria de alguna persona de la Inspección Médica, que contradice a los rastreadores de Zamora

Mañana tengo dos opciones: ser responsable con la “sociedad” y no acudir a mi trabajo, para no exponer a un posible contagio a mis compañeros y clientes de la empresa en que trabajo, aunque ello suponga mi despido por no poder justificar documentalmente mi absentismo laboral, opción a la que me aboca la actuación de Inspección Médica; o, por el contrario, ser una irresponsable y dejar a mis hijos con algún familiar, a riesgo de que lo contagien, y acudir al trabajo y exponer a compañeros y clientes a un posible contagio.

Para finalizar, la madre de un compañero de mis hijos me dice que a ella le han tramitado, tanto la semana pasada como la presente, el correspondiente parte de baja, sin problema alguno. El interrogante es: la Inspección de Trabajo tiene dos varas de medir, o acaso, cuando tu Sindicato se interesa por tu situación, actúa e interpreta con un rigorismo discriminatorio la legislación.

Sea como fuere, esta madre trabajadora mañana, salvo que mi empresa tenga un gesto magnánimo conmigo, me quedaré sin trabajo merced a la actuación mezquina y miserable de una persona que dice trabajar en la Inspección de Trabajo de Zamora.”

Tras esta carta, la CGT en Zamora ha resaltado que no va a permanecer impasible y, “ante esta la situación inaudita que nos relata nuestra compañera”, exigirá por las vías legales que estimen oportunas, las responsabilidades que se deriven de la supuesta actuación “negligente e infame de la persona o personas involucradas en este triste y lamentable quehacer”.

Comentarios
Lo más