martes. 29.09.2020 |
El tiempo

Balonmano

Clara derrota del BM Zamora ante un Atlético Novás mucho más sólido

Clara derrota del BM Zamora ante un Atlético Novás mucho más sólido
Clara derrota del BM Zamora ante un Atlético Novás mucho más sólido

Los pistacho mostraron fases de buen juego, pero en el cómputo global del choque Novás fue mucho más equipo y se llevó el duelo por 27-39.

El Balonmano Zamora afrontaba este sábado un nuevo encuentro de preparación en el pabellón municipal Ángel Nieto. Los de Ricardo Margareto recibían a un Atlético Novás llamado a terminar en la zona alta de la División de Honor Plata esta temporada. El inicio fue bueno para los locales, que en tres ataques fulgurantes lograron ponerse 3-0. Pero tan solo fue un espejismo, porque tras esa salida fría, Novás empezó a crecerse y tomó las riendas en el marcador.

La escuadra de Margareto tenía las bajas de Maide, Aravena, Jortos y Luis Posado, con lo que se presentaba con un único arquero para el duelo, el jovencísimo Miguel Guarido. A medida que pasaban los minutos se iba viendo la enorme diferencia entre ambos. Novás dejó sobre la pista la sensación de equipo mucho más hecho, con mucha envergadura, kilos, con muchos recursos en la ofensiva y con una defensa muy seria, apoyados en una portería solvente.

Al BM Zamora le costaba defender ante la rápida circulación de los gallegos y su versatilidad en vanguardia. Además, en ataque, tan solo hacía daño cuando era capaz de correr, ya que en estático los goles costaban mucho en caer ante la fortaleza de los jugadores visitantes y el buen hacer de los arqueros.

Se llegaba al descanso con 13-17 para los gallegos. Era una diferencia salvable, pero las sensaciones y la realidad era que el potencial entre ambos era muy dispar, pese a ser ambos conjuntos de Honor Plata. A medida que pasaban los minutos, Novás seguía abriendo brecha ante un BM Zamora impotente que se chocaba una y otra vez con la defensa y la portería pontevedresa. Pasado el ecuador de este segundo acto Novás se iba a los diez goles de diferencia.

Pocas cosas positivas se podían sacar de un conjunto local inoperante. Quizás la irreverencia de los más jóvenes para asumir lanzamientos cuando el equipo iba muy por detrás en el marcador. Margareto se veía obligado a pedir dos tiempos muertos casi seguidos, pero el marcador seguía yéndose. 22-35 a falta de ocho minutos.

Solo quedaba ver cuál sería la diferencia al final del choque tras un partido dominado por los visitantes y ese guarismo final se detuvo en 27-39.

Comentarios
Lo más