martes. 20.10.2020 |
El tiempo

¿Es bueno comer fruta por la noche?

¿Es bueno comer fruta por la noche?
¿Es bueno comer fruta por la noche?

Existe mucha controversia sobre si es saludable o incluso engorda comer fruta por la noche. Aquí te contamos si la fruta por la noche es mala o por el contrario, resulta recomendable para nuestro metabolismo

En España el consumo de fruta no está tan extendido como debería en tanto que, según un estudio de la Fundación Española de la Nutrición (Anibes), la población española tiene un consumo medio de verduras, hortalizas y frutas de tan solo 345 gramos por persona, lo que supone al día tan solo de 156 kcal por persona. Entre algunas de las costumbres españolas se encuentra cenar fruta, sin embargo, no estamos seguros del todo de si es bueno comer fruta por la noche, al igual que ocurre con los carbohidratos, por eso, aquí explicamos si deberías o no cenar fruta.

¿Es bueno comer fruta por la noche?

Por lo general, las frutas tienen una serie de propiedades que las convierten en muy beneficiosas para el cuerpo humano. Principalmente porque muchas de ellas son en un 80-90% agua, porque contienen grandes cantidades de fibra alimentaria (muy importante para la salud de nuestro sistema digestivo), porque contienen vitaminas (principalmente vitamina A, C, E y las del grupo B), muchos minerales (potasio, magnesio y fósforo), son antioxidantes (como antocianinas, resveratrol o flavonoides) así como glúcidos (fructosa, glucosa o sacarosa entre un 5% y un 18%). Por lo general, por cada 100 gramos la fruta aporta una media de 80 calorías.

De todas estas propiedades que mencionábamos anteriormente, la única por la que habría que hacer un consumo responsable de la fruta es la de la glucosa, es decir, existen determinadas frutas que contienen bastantes cantidades de azúcares como los dátiles (63,95 gramos de azúcar por cada 100 gramos), las naranjas (29 gramos), los higos (16, 26 gramos), las uvas (16,25 gramos), el mango (13, 66 gramos), las cerezas (12,82 gramos), el plátano (12, 13 gramos), mandarina (10, 58 gramos), la manzana (10, 31 gramos) y el kiwi (9 gramos).

Por otro lado, las frutas con menos azúcares son las siguientes: el aguacuate (0,70 gramos), el limón (2,50 gramos), los arándanos (4,04 gramos), la frambuesa (4,42 gramos), la fresa (4,98 gramos), la sandía (6,20 gramos), el pomelo (7 gramos) y el melón (7,86 gramos).

Sin embargo, más allá de que algunas frutas contienen más o menos azúcares no las podemos considerar carbohidratos simples o malos, sino buenos para el cuerpo humano. Tal y como dice la doctora Montse Folch, experta en nutrición y dietética y autora de Frutoterapia (Editorial Paidós, 2014) "las frutas son un alimento sano". Si bien es cierto que otros expertos en nutrición recomiendan comer fruta en el desayuno o en la comida en mayor medida que en la cena, no habría una razón de peso por la que no cenar fruta, sobre todo, si apostamos por esas frutas que son casi todo agua (sandía o melón, por ejemplo).

La clave está en saber escoger qué frutas comemos y en qué momento del día, por eso, podemos cenar fruta en alguna ocasión únicamente, pero no siempre y sabiendo escoger bien la fruta que cenamos (una baja en azúcares) y por supuesto, podemos optar por una fruta pequeña siempre como un postre. También es importante evitar por la noche las frutas cítricas (la mandarina, naranja y el kiwi, por ejemplo) por su incidencia en los jugos gástricos.

Y de la misma forma, hay que seguir la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) e ingerir entre tres y cuatro piezas de fruta al día. Sin embargo, habría que tener cuidado y no sobrepasar mucho esas cuatro piezas recomendadas puesto que, por ejemplo, comer seis piezas aportaría unas 1200 kcal y ello podría suponer demasiado azúcar al organismo.

Comentarios
Lo más