miércoles. 28.10.2020 |
El tiempo

Cómo evitar el acné y la dermatitis que te puede causar la mascarilla

Cómo evitar el acné y la dermatitis que te puede causar la mascarilla
Cómo evitar el acné y la dermatitis que te puede causar la mascarilla

El uso de la mascarilla, que se ha convertido en un complemento indispensable en nuestro día a día, puede provocar acné, rosácea, dermatitis seborreica o dermatitis atópica

El escenario del confinamiento, al que se han enfrentado durante varias semanas la sociedad española, puede haber pasado factura a nuestra salud. Al igual que nuestra mente se pudo ver afectada por el encierro, el cuerpo también, pero no solo por la falta de movimiento.

Muchos ciudadanos han experimentado problemas en el órgano más grande de los humanos, la piel, que puede ser uno de los mayores afectados de esta cuarentena. Acné, dermatitis y otras lesiones relacionadas con el covid-19 son algunos de los motivos que más han llevado al dermatólogo a los españoles.

Pero, aunque ahora podemos movernos con relativa normalidad, nuestra piel puede seguir sufriendo, concretamente la de nuestro rostro. El uso de la mascarilla, que se ha convertido en un complemento indispensable en nuestro día a día, puede provocar acné, rosácea, dermatitis seborreica o dermatitis atópica. “Todos estos procesos se pueden ver exacerbados, es decir, pueden brotar, debido a la fricción y a la oclusión mantenida de la mascarilla”, explica el dermatólogo Pedro Rodríguez a El Confidencial. El especialista de la Clínica Dermatológica Internacional señala que, con mayor frecuencia, puede aparecer un eczema o dermatitis (son sinónimos) en las zonas de presión mantenida, “manifestándose en forma de rojeces y picor, pero dependiendo de la persona. Por ejemplo en personas con tendencia acné, brotarán granitos con mucha facilidad”.

Cómo evitarlo

Cuando aparecen estos procesos dermatológicos Rodríguez señala que “se tratan igual que de manera habitual” y recomienda consultar a un especialista para establecer un tratamiento precoz individualizado.

Asimismo, en el caso de que aparezcan estos problemas por el uso continuado de la mascarilla el dermatólogo sugiere “dentro de lo posible, minimizar el tiempo que la usamos”.

Además debemos tener especial cuidado con las rozaduras que nos haga la mascarilla en la zona de contacto: “Debemos intentar no frotarnos con ella puesta para evitar dermatitis”. El tipo de mascarilla también puede ser un condicionante para que aparezcan problemas en el rostro. Según explica el dermatólogo pueden causar más problemas “cuando van más apretadas o si son de materiales que transpiran menos. A mayor protección (FFP3 o FFP2) ocluyen más que una mascarilla higiénica o de tela”.

Hidratación e higiene

Aunque por norma general debemos prestar especial atención a la hidratación de nuestra cara, “la mascarilla no va a secar la cara, en todo caso al revés. Proporciona un ambiente más húmedo por lo que quizá necesitemos menos hidratante”.

Del mismo modo, Rodríguez señala que la limpieza de la cara es “muy importante” cuando nos la quitemos o después de usarla muchas horas al final del día “para eliminar el propio sudor y sebo de nuestro propio cuerpo que se ha acumulado”.

Comentarios
Lo más