miércoles. 28.10.2020 |
El tiempo

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes patatas fritas

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes patatas fritas
Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes patatas fritas

Es probable que renuncies a ellas si conoces un poco más sobre sus efectos adversos

Si estás buscando perder peso, lo más recomendable o por donde debes empezar es por restringir la ingesta de carbohidratos y de grasas saturadas, y a la par, apostar por comidas con alto contenido de proteínas y fibra. Y, en este caso, las patatas fritas industriales no son para nada una buena opción. Aunque este 'snack' tan popular en los aperitivos no resulta particularmente dañino si no se consume en exceso, si las bolsas te duran menos de tres días en tu despensa, lógicamente es que tienes un problema, según informa el diario digital El Confidencial

Las patatas fritas de bolsa no dejan de ser un alimento que puede frustrar todos tus intentos de llevar una vida saludable. Es difícil resistirse a la tentación, aunque es más probable que renuncies a ellas si conoces un poco más sobre sus efectos adversos. Por ello, la revista 'Eat This Not That' ha recopilado algunos de ellos.

Ganarás peso

Lo más lógico y obvio. Si te gusta comer patatas fritas todos los días, es casi seguro que los números de la báscula comenzarán a subir disparados. Así lo concluye un estudio de la Universidad de Deaking, el cual descubrió que este efecto no solo es debido por la alta cantidad de grasas, sino también porque al tener mucha sal, esto provoca que ingieras muchos más productos y alimentos, en general. Cuantas más comas, más querrás, y eso solo tiene una consecuencia: ganar peso. Otro estudio de Harvard halló que aquellos que incluían a las patatas fritas como parte de su dieta aumentaron de peso cada año que se les fue evaluando.

Son adictivas

El famoso lema de "¿a que no puedes comer solo una?" no es baladí. Son muchas las personas que tan pronto como abren la bolsa se dan cuenta al cabo de unos minutos de que apenas quedan unas migas. Evidentemente, la patata es un alimento que contiene glutamato de forma natural, una sustancia que estimula el apetito. Pero más allá de eso, hay algunos estudios que asocian el crujido que tienen en la boca con el hecho de que no puedas comer solo un par y acabes devorando la bolsa. Además, la mayoría de ellas contienen muchos aditivos que también consiguen que generes una compulsividad irrefrenable por llevarte el máximo número de ellas posible a la boca.

Estás consumiendo calorías vacías

Esto también sucede con el alcohol. Cuando te fijas en el desglose de la información nutricional que viene en la etiqueta de las bolsas, apreciarás que son altas en calorías, grasas y sodio, y bajas en todo lo demás. En otras palabras, no obtienes ningún beneficio nutricional con las patatas fritas, tan solo el sabor. Es posible que aquellos alimentos con bajo valor nutritivo acaben en tu estómago y tengas hambre en el menor tiempo posible. Lo mejor será optar por otros que verdaderamente te aporten algo y te hagan sentir saciado.

Tu presión arterial aumentará

Una alta ingesta de sodio se asocia con un mayor riesgo de hipertensión. La sal es el enemigo natural del corazón, por ello si tienes la presión arterial alta deberás dejar de comer este tipo de alimentos que están tan cargados de este mineral. Si ya la sufres, lo mejor será que optes por cocinar todo aquello que vas a deglutir, ya que normalmente las comidas fuera de casa, los alimentos precocinados o esta serie de 'snacks' que aparentemente quitan el hambre solo son, en su mayor parte, sal.

Más riesgo de cáncer

Aunque no está del todo comprobado, hay una serie de indicios que apuntan a que las patatas fritas pueden ser potenciales agentes cancerígenos. Según la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer, contienen acrilamida, un compuesto que se crea en alimentos con alto contenido en almidón cuando se fríen, asan u hornean. Hay muchos estudios que relacionan el consumo de este químico con la enfermedad. Como en cualquier otro alimento no demasiado sano, no debes dejar de comer patatas fritas de forma total o definitiva, pero si lo haces en exceso, es muy probable que acabes desarrollando problemas de salud.

Comentarios
Lo más