La Consejería de Empleo e Industria, a través del Servicio Territorial de Industria, Comercio y Economía de Zamora, está llevando a cabo la campaña autonómica de control del cumplimiento de las medidas frente a la COVID-19 en el sector comercial en toda la provincia. Durante la pasada semana se han iniciado las visitas de inspección a distintos comercios de la capital, pero se ampliarán a otros establecimientos de la provincia seleccionados en base a objetivos homogéneos y no discriminatorios. Hasta el momento, las visitas realizadas a los comercios han resultado favorables.

El objetivo de esta campaña de la Junta de Castilla y León es controlar las medidas adoptadas por los comercios, establecimientos de servicios, centros y parques comerciales frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19. El número de establecimientos a visitar en toda la Comunidad es de 52 semanales de los cuales, como mínimo, serán cuatro a la semana en toda la provincia y mientras dure la vigencia de las medidas contempladas en el acuerdo 46/2020 del pasado 20 de agosto.

La actuación de los inspectores del Servicio Territorial de Industria está dirigida a vigilar el cumplimiento de las medidas de seguridad en los comercios, y en el caso de que se detectara cualquier incumplimiento se iniciarán los correspondientes expedientes sancionadores. Estas inspecciones están dirigidas a controlar las medidas de higiene y prevención (limpieza y desinfección de las zonas y superficies de uso común), comprobar qué productos de desinfección se utilizan, materiales y equipos de protección empleados, la higienización de los puestos de trabajo, la desinfección de equipos y herramientas así como uniformes, la ventilación, la ocupación, el estado de papeleras, aseos y vestuarios, el control de los procedimientos documentados y de las medidas en materia de aforos, entre otros.

Las inspecciones que se están llevando a cabo son muy exhaustivas y por lo tanto bastante duraderas. No obstante, señalar que todas estas actuaciones se están realizando con la mínima interrupción de la actividad comercial posibilitando que los comerciantes puedan atender a sus clientes. Asimismo, esta campaña será informativa y de asesoramiento para quienes lo demanden y, en los casos en que se produzcan incumplimientos que afecten a la seguridad de las personas, se incoará el oportuno expediente sancionador.

Comentarios