martes. 24.11.2020 |
El tiempo

Recomendaciones antes de salir a coger setas al campo

Recomendaciones antes de salir a coger setas al campo
Recomendaciones antes de salir a coger setas al campo

Antes de lanzarse a la recolección, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para respetar el entorno natural y mantener el ecosistema, de modo que las setas puedan seguir proliferando

Ya ha llegado el otoño y, con él, las primera lluvias. Así, los amantes de la micología comienzan a preparar sus cestas y las botas de montaña para salir a buscar por el campo las setas comestibles que, después, se convierten en un ingrediente muy codiciado en las cocinas.

Sin embargo, antes de lanzarse a la recolección, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para respetar el entorno natural y mantener el ecosistema, de modo que las setas puedan seguir proliferando, según informa el diario digital 20minutos.

La primera de estas recomendaciones es usar una cesta o canasta de mimbre o similar, de modo que se facilite la diseminación de esporas y evitar las bolsas de plástico que, además de no contribuir a esta tarea, hacen que las setas se deterioren y se fomente el cultivo de bacterias.

A raíz de esto, hay que tratar también de no coger aquellos ejemplares viejos, rotos o alterados, así como los jóvenes o inmaduros, ya que facilitan la diseminación de la especie.

Del mismo modo, hay que evitar arrancar las setas. Es recomendable usar un cuchillo para cortarlas por la base y no escarbar en la tierra para no dañar el micelio del hongo y que puedan volver a salir setas.

A la hora de recolectar, hay que tratar de coger solo las setas que se vayan a consumir y, sobre todo, recolectar solo los ejemplares que se identifiquen por completo para evitar intoxicaciones.

Por último, hay que tener en cuenta las zonas en las que está permitido coger setas, evitando las fincas privadas o las zonas donde se aplica alguna normativa que prohíba la recogida de setas.

¿Dónde está permitido coger setas?

Los propietarios y titulares de los montes son los dueños de las setas que en ellos se produzcan y podrán establecer diferentes regímenes. El régimen de aprovechamiento regulado se basa en el establecimiento de acotados y la expedición de permisos de recolección para terceras personas, mientras que el aprovechamiento reservado implica que el propietario se reserva para sí en exclusiva el derecho de aprovechamiento. En ambos casos el monte debe estar señalizado. Si los propietarios no establecen ningún tipo de señalización en contra y se trata de terrenos no cercados se entiende que consienten con el aprovechamiento episódico de terceras personas, que tiene un límite de tres kilogramos al día.

La normativa regula también los parques micológicos, para superficies superiores a 10.000 hectáreas e integrados por terrenos de diferentes titulares con una única entidad que responsabilice de su gestión micológica. Requerirán, entre otros, permisos de acceso público, la elaboración de un plan de aprovechamiento y gestión de base científica. También se crea una Red de Parques Micológicos y se reconoce a las Entidades Micológicas colaboradoras.

Comentarios
Lo más