lunes. 23.11.2020 |
El tiempo

Los expertos alertan del mal uso de los test de antígenos

Los expertos alertan del mal uso de los test de antígenos
Los expertos alertan del mal uso de los test de antígenos

No sirven para todas las situaciones, pierden sensibilidad cuando estas pruebas se toman a personas asintomáticas y crean falsa sensación de seguridad

Los test de antígenos, en el ojo del huracán. ¿Realmente están haciendo bien su trabajo en los cribados masivos? ¿Sirven para todos los casos? ¿Generan falsos positivos o negativos? En definitiva, ¿podemos fiarnos de esta herramienta que muchas comunidades autónomas han implantado para descartar o confirmar casos con mayor rapidez que la PCR?

Si hace un mes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, señalaba que los test de antígenos podían "ser útiles" para los cribados masivos, pocos días después corregía sus declaraciones: "No sirven para todas las situaciones, pierden sensibilidad cuando estas pruebas se toman a personas asintomáticas y también cuando la probabilidad de infección es muy baja. Por tanto, estas pruebas tienen un uso prioritario en personas sintomáticas, pero no son buenas en cribados en la población general. Se tienen que interpretar con mucho cuidado", según informa el diario El Mundo.

La realidad es que, aunque esta técnica no está diseñada para los cribados masivos y, por lo tanto, no son fiables para ello, regiones como Madrid, la Comunidad de Valencia y La Rioja, entre otras, compraron millones de test de antígenos precisamente para realizar screening masivos en la población. Una decisión que ha hecho saltar las alarmas de los expertos.

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) ha sido una de las primeras en poner el foco en el mal uso que se está haciendo de estos test. "Disponemos de escasa información relacionada con el rendimiento diagnóstico en individuos asintomáticos por lo que su utilidad en el estudio de contactos y cribados poblacionales es actualmente discutida", asegura el documento de la Seimc.

No son los únicos expertos que alertan del riesgo de hacer cribados masivos con los test de antígenos. La Asociación Nacional Empresarial de Laboratorio Clínico (ANLAC) se sitúa en la misma línea. De hecho, ANLAC se ha dirigido al Ministerio de Sanidad y a las consejerías de Sanidad de las Comunidades Autónomas para informarles sobre el grado de efectividad de los test rápidos de antígenos, así como para recordarles las exigencias que deben cumplirse para su realización y las consecuencias que se derivarían de su uso generalizado. "No pueden ser utilizados para el estudio de grupos numerosos para descartar infecciones, debiendo los resultados negativos ser tratados con precaución y confirmados mediante una segunda prueba molecular con amplificación del virus", aseguran.

Tal y como explica José Ramos Vivas, responsable del laboratorio de Microbiología Celular del Instituto de Investigación Valdecilla Idival de Santander, es cierto que "los test de antígenos son un poco menos sensibles que la PCR, pero son más baratos, cómodos y mucho más rápidos". Son muy nuevos y no hay muchos estudios sobre su valor diagnóstico, pero "teóricamente serán muy útiles en personas con síntomas y para el estudio rápido de brotes en distintos ambientes (colegios, hospitales, etc.) [...] En casos concretos, su rapidez es tremendamente útil". Por ejemplo, "si tienes síntomas compatibles con las etapas iniciales de la Covid-19 y das positivo en estos test, es que tienes el virus. Y no tienes que esperar días por la PCR como está pasando en algunos sitios. Esto acelera las detecciones".

Desde ANLAC subrayan que los test de antígenos resultan eficaces en estos casos de pacientes con elevadas cargas virales, aproximadamente entre tres y 10 días después de la infección, que es cuando la persona es más contagiosa, aunque todavía puede ser poco sintomática. Sin embargo, "tienen un bajo grado de fiabilidad en individuos con menores cantidades de virus". Esto los hace "poco fiables para detectar casos que se encuentran en los primeros días de la infección (justo antes del periodo de mayor capacidad de contagio), cuando han transcurrido más de cinco días tras el inicio de los síntomas y, sobre todo, en aquellos con un curso asintomático de la enfermedad", indican.

En palabras de Ildefonso Hernández, Catedrático de Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández de Alicante y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), los test de antígenos tienen falsos negativos, seguramente algo más que la PCR, y también una fracción de falsos positivos que debe ser menor. El problema es cuando se usan en sustitución de la PCR, pues al dar más falsos negativos se baja artificialmente la tasa de positivos (el MInisterio la da conjuntamente)".

Es decir, estas pruebas funcionan bien sólo en determinados contextos y a diferencia de la PCR, el resultado está disponible en unos minutos en lugar de horas, apuntan desde Synlab, uno de los laboratorios que ya proveen y cuentan dentro de su cartera con los test de antígenos. Sus desventajas son que "tienen una sensibilidad menor, de entre el 84% y el 97,7%", por lo que "son muchos más propensos a dar resultados de falsos negativos en individuos con menores cantidades de virus".

"Sentimos una profunda preocupación por el reciente aumento en la utilización de pruebas de antígenos para el cribado masivo de individuos con SARS-CoV-2. Este uso no adecuado, y que va en contra del uso previsto por los proveedores de las pruebas, aumenta significativamente el riesgo de obtener falsos negativos, creando una falsa sensación de seguridad. Un riesgo importante para el empeoramiento de la situación de la pandemia", denuncian desde Synlab.

Cuando se refieren a esa "falsa sensación de seguridad" hacen hincapié en esos cribados masivos en los que hay resultados negativos, que pueden ser negativos debido a la falta de sintomatología del paciente. "Imagina a una persona joven a la que han llamado para realizar un test de antígenos dentro de ese cribado masivo. Es asintomático con lo que su resultado será negativo. Al ser negativo puede pensar que está sano y relacionarse con otras personas con mayor seguridad", explican. "No se debe hacer con gente asintomática", insisten.

¿CÓMO LO ESTÁN HACIENDO LAS CCAA?

Las distintas comunidades autónomas han ido incorporando poco a poco los test de antígenos, algunas incluso primando esta prueba sobre las PCR. El 15 de octubre fue el primer día que el informe diario del Ministerio de Sanidad recogía datos de este tipo de pruebas. Las autonomías de Castilla y León, Madrid y Murcia empezaban a usar estos test, pero los datos no distinguían el tipo de prueba, sino que sumaban ambas (PCR y antígenos). El 19 de octubre se incorporaron Andalucía, Castilla-La Mancha, Navarra y País Vasco; el 20 de octubre, Aragón; el 21, Comunidad Valenciana; y el 22, Cataluña.

El pasado viernes 23 de octubre los datos del Ministerio separaban por fin los test de antígenos por un lado y las PCR por otro. Ese día se incorporó La Rioja. El lunes se sumó Ceuta; el martes, Extremadura y Melilla; y ayer miércoles, Galicia. En la mayoría de autonomías los test de antígenos suponen un porcentaje pequeño del total de pruebas realizadas, por debajo del 10%. Es el caso de País Vasco (1,02), Galicia y Melilla (ambas un 1,7%), Navarra (4,44%), Ceuta (4,6%), Comunidad Valenciana (4,87%), Cataluña (5,24%), Extremadura (6,88%) o Castilla y León (9,49%). Otras como Murcia (12,67%), Castilla-La Mancha (19,30%), Aragón (19,43%) están por debajo aún de la media para toda España (19,53%). Ligeramente por encima esta Andalucía (28,03%) y superando los test de antígenos a las PCR solo dos regiones: La Rioja (53,40%) y Madrid (64,90%).

Sin embargo, estos dos casos son absolutamente diferentes. La tasa de positividad en La Rioja (8%) es ligeramente inferior a la de Madrid (10,3%) y la tasa de pruebas por cada 100.000 habitantes es de casi el doble en La Rioja (5.113,67) que en Madrid (2.638,91), es decir, se hace el doble de pruebas en La Rioja donde además se detectan más infecciones que en Madrid. Es preocupante, a tenor de lo que explican los expertos sobre el uso de estos test de antígenos, que casi el 65% de las pruebas que realiza Madrid sean de antígenos con la alta transmisión que existe en esta comunidad, ya que se podrían estar obteniendo falsos negativos y bajando artificialmente la tasa de positivos.

Comentarios
Lo más