sábado. 23.01.2021 |
El tiempo

Arrimadas da por terminada la negociación con Sánchez: "Votaremos 'no' a los PGE"

Arrimadas da por terminada la negociación con Sánchez: "Votaremos 'no' a los PGE"
Arrimadas da por terminada la negociación con Sánchez: "Votaremos 'no' a los PGE"

Ciudadanos se posicionará encontra de los Presupuestos el próximo jueves

Termina la carrera hacia los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del 2021 y Ciudadanos (Cs) se descuelga a una semana de la votación final. Será imposible aunar la mayoría transversal que pretendía Pedro Sánchez, después de que Inés Arrimadas haya anunciado el "no" de su partido a unas cuentas que, ha dicho, son malas para España. "Sánchez ha preferido coger la mano de [Arnaldo] Otegui y de [Oriol] Junqueras en vez de la de un partido moderado", ha sentenciado en rueda de prensa, según informa el periódico ABC. 

Concluye un culebrón que ha durado meses, desde que Arrimadas el pasado marzo, en su primera semana al frente de Cs, tendió la mano al Gobierno de coalición para aprobar unos Presupuestos de emergencia nacional por la crisis del coronavirus. Ya en junio Cs mostró su disposición a respaldar las cuentas aunque el PP no se sumase a ellas, pero desde el partido avisaron desde un primer momento que no estarían con ERC ni con EH Bildu.

Las votaciones de la ponencia presupuestaria han terminado de inclinar la balanza hacia el "no", tras constatarse los acuerdos firmados entre el Ejecutivo y los independentistas. "Las contrapartidas [a ERC y a Bildu] son intolerables. Nunca más podrán decir que no tenían otra opción", ha remarcado Arrimadas, que ha recordado cada una de las promesas incumplidas por el presidente del Gobierno.

"Muchos españoles moderados han abierto los ojos", ha clamado Arrimadas, quien se ha dirigido a los votantes socialistas desencantados tras ver cómo Sánchez formaba gobierno con Podemos, negociaba con carta de normalidad con Bildu y cedía a los independentistas la gobernabilidad de España. Apelaba a esos "huérfanos", como ha afirmado sentirse hoy el expresidente del Gobierno Felipe González.

"Los votos de Bildu y ERC no solo son éticamente reprobables, es que son aritméticamente innecesarios", ha recordado Arrimadas, para descartar la idea de que Sánchez se apoya en ellos por no tener más remedio. Había una suma alternativa con PSOE, Unidas Podemos, Cs, el PNV y partidos minoritarios como Más País, Compromís, Nueva Canarias, Partido Regionalista de Cantabria, Teruel Existe...

El PNV, a pesar de ser nacionalista, nunca fue una línea roja. Con Albert Rivera ya coincidieron Cs y el PNV en los Presupuestos del popular Cristóbal Montoro. Pero ahora se impone la vía de Unidas Podemos, que desde un principio reclamó priorizar a los socios de investidura, incluidos ERC y Bildu. Una alianza incompatible para los liberales.

Pero es que no solo las "contrapartidas" a los soberanistas han terminado de alejar a Cs. También lo ha hecho que el Gobierno no haya respaldado sus dos grandes propuestas en materia económica, como son las ayudas a fondo perdido a pymes y autónomos o el reconocimiento de una baja laboral a los padres que deban cuidar de hijos en cuarentena por Covid.

Ya el portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, había avisado esta mañana de que iban a votar "no" a la ponencia en la Comisión de Presupuestos. Fuentes del grupo parlamentario subrayan su desconcierto cuando vieron cómo ayer no se aprobaba ni una sola de sus propuestas económicas. Los liberales solo han obtenido del Gobierno la implantación de la tarjeta sanitaria única en España, pactada con el PSOE en una enmienda transaccional este martes.

Arrimadas ha presumido de cumplir su palabra. Lo hizo al rechazar todas las enmiendas a la totalidad a cambio de "líneas naranjas" como que no se subiese el IVA a la educación concertada o a la sanidad privada, o que no incrementase un quince por ciento el Impuesto de Sociedades, como pretendía el Ejecutivo. Pero esas "líneas naranjas" eran insuficientes para dar el "sí" a las cuentas. Además, Cs reclamaba que el Ejecutivo avalase al menos sus dos principales reivindicaciones económicas y, por otro lado, que rectificase y el castellano sea vehicular en la educación de toda España, y un compromiso para que no haya referendos de secesión.

Sánchez, sin excusas

La líder de Cs ha reivindicado el "trabajo de hormiguitas" de los suyos frente a las "vacaciones pagadas" de otros partidos -en alusión a Vox, que no ha presentado ni una enmienda parcial a los PGE- y ha dicho que sin ellos dispuestos a negociar habrían pasado dos cosas: en primer lugar, que los Presupuestos serían "aún peores"; en segundo, que Sánchez diría ahora que no tenía otra opción por una oposición "irresponsable".

Ahora, aunque con pocas esperanzas, la líder de Cs no tira la toalla e intentará que en el pleno de la semana que viene, en el que previsiblemente el Congreso dará luz verde a los PGE y los enviará al Senado, se acepte alguna de las enmiendas de Cs. El "no" de los liberales es ya, eso sí, inamovible.

Arrimadas ha subrayado que los PGE no solo son "malos" por entregar la gobernabilidad a ERC y a Bildu, sino también porque cuentan con unos ingresos inflados como han advertido el Banco de España, la Airef o Bruselas.

Bal, en la comisión, ha querido destacar el trabajo "muy intenso" realizado estos días y ha puesto en valor que la negociación de su grupo ha logrado moderar los postulados económicos del Ejecutivo. De hecho ha recordado cómo su grupo logró que "el Gobierno se alejara de postulados surrealistas en el acuerdo con Unidas Podemos".

Rechazarán todas las secciones

Los liberales ya han ido votando en contra de todas las secciones durante la ponencia, algo que repetirán el próximo jueves en la votación que tendrá lugar en el pleno del Congreso. "En cuanto al informe de la ponencia final mi grupo votará que no a estos Presupuestos", ha aseverado Bal esta mañana en la Comisión de Presupuestos. Fuentes del Congreso matizan que no había en el día de hoy una votación conjunta del dictamen, pero sí una votación final que incluye las secciones y organismos autónomos y otros públicos. Cs se ha posicionado en contra, pero se ha aprobado con diecinueve votos a favor, once en contra y una abstención. Una suma que en principio permitirá a Sánchez aprobar sus primeros Presupuestos.

"Lamento la cerrazón del rodillo del Gobierno en relación a las enmiendas presentadas por Cs", ha expresado Bal, quien ha manifestado que sí se han aceptado enmiendas similares de otros grupos. Algo que ha indicado las preferencias del Ejecutivo a la hora de pactar. "Nosotros no somos así. Hemos apoyado enmiendas de partidos en nuestras antípodas ideológicas como ERC porque estamos aquí para hacer política útil y conseguir cosas buenas para los españoles", ha agregado el portavoz adjunto de Cs.

Comentarios
Lo más