A pesar de que España ostenta el récord de personal sanitario y sociosanitario contagiado en esta pandemia -a 27 de noviembre los datos del Ministerio de Sanidad sitúan la cifra en 83.282- y de la decisión del Gobierno español de reconocer estos contagios como accidente de trabajo en estos sectores de la actividad, se está produciendo una enorme infradeclaración de esta contingencia profesional. Los últimos datos facilitados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social en el avance de estadísticas de accidentes de trabajo correspondiente al periodo enero-septiembre de 2020 indican que tanto solo se han registrado 2.698 partes de accidente de trabajo por Covid-19 en lo que llevamos de pandemia, lo que supondría un 3,07% de los contagios admitidos por el Ministerio de Sanidad. Hay que recordar que la obligación de registrar los accidentes de trabajo es de los empleadores, ya sean empresas privadas o administraciones públicas.

Sin embargo, al desglosar el registro de accidentes de trabajo por diferentes parámetros se aprecian detalles muy significativos. Si se atiende a la fecha del parte de accidente podemos observar que la inmensa mayoría de los casos se han notificado durante la segunda ola de la pandemia. Durante el periodo de 1 junio a 30 de septiembre se han registrado 2.343 casos, el 88,4% de marzo a septiembre. En los dos últimos meses, se han registrado 1.877 accidentes de trabajo (934 en agosto y 943 en septiembre), lo que supone un 70% del total. Desde el 11 de mayo al 7 de octubre el número de contagios totales registrados fue de 600.485 según RENAVE. Se han registrado 33.020 casos en personal sanitario, entre el 11 de mayo y el 7 de octubre. (13.344 de ellos, son casos confirmados en personal sanitario en centros sanitarios y sociosanitarios, y otros 19.679 de casos posibles de exposición en personal sanitario en centros sanitarios y sociosanitarios). Estas cifras oscilan entre un 7% de los accidentes de trabajo y un 17% si solo considerásemos únicamente los casos ya confirmados . Mientras tanto en marzo, abril y mayo tan solo se notificaron 304, lo que supone un paupérrimo 0,69% de los contagios en sanitarios recopilados por el Ministerio de Sanidad para ese mismo periodo. Para la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO), es evidente que durante la vigencia del Estado de Alarma no se ha reconocido el origen laboral de los contagios en personal sanitario y sociosanitario, a pesar de que en esos momentos la asistencia a su trabajo era la única forma de interacción social.

El 96% de los accidentes registrados por Covid-19 hasta septiembre se corresponde a las actividades sanitarias y sociosanitarias. Para CCOO, este dato demuestra que la exposición de este personal al contagio por el SARS-Cov-2 como riesgo biológico de categoría 3 es evidentemente un factor de riesgo elevadísimo para las trabajadoras y trabajadores de estos centros y servicios, pese a la falta de registro. Pero el drama vivido entre el personal de residencias se liquida con 144 accidentes de trabajo notificados como tal, cuando la realidad es que muchas trabajadoras del sector se contagiaban al mismo ritmo que lo hacían los usuarios y usuarias de las residencias. El riesgo de exposición en estos centros fue elevadísimo para el personal y para los y las residentes en los mismos, agravado por la falta de equipos de protección individual.

Datos por ocupaciones, género y edad

Por ocupaciones, destaca la notificación en “técnicos y profesionales científicos e intelectuales de la salud” con 1.407 partes de accidentes, seguida por los “trabajadores de los servicios de salud y el cuidado de las personas’ con 927. Sorprende, sin embargo, que la ocupación “otros personal de limpiezas” sólo registre 70 casos, a pesar del contacto estrecho de las limpiadoras (en su gran mayoría son mujeres) en las áreas Covid de los centros sanitarios.

Por sexo, el 79% de los accidentes notificados corresponden a trabajadoras, algo previsible al tratarse de sectores feminizados. Y la edad también ha jugado un papel determinante en la declaración de accidente de trabajo ya que el 35% de los casos son de trabajadores y trabajadoras menores de 34 años, a pesar de que tanto la Sanidad como la atención a la dependencia no se caracterizan por plantillas rejuvenecidas, sino más bien al contrario. Para la FSS-CCOO, el motivo de la alta incidencia en jóvenes se debe a la alta temporalidad que registra la Sanidad y a los contratos de refuerzo que se hicieron sin la adecuada formación en riesgos laborales por el momento crítico de atención urgente a pacientes Covid.

Hay un claro sesgo en la declaración del accidente de trabajo por Covid en función del tipo de empleador, siendo la administración pública la que mayor número de casos registra, un 87,3% de los accidentes de trabajo.

Por Comunidades

Territorialmente, las Comunidades que en valores absolutos notificaron un mayor número de partes de accidente de trabajo fueron Madrid (867), Aragón (524) y Catalunya (264). Por el contrario, el menor número de declaraciones se produjeron en Melilla (0), Navarra (1), Ceuta (7) y Asturias (9).

Desde CCOO exigen a los empleadores, ya sean públicos o privados, el reconocimiento de las contingencias profesionales derivadas del contagio por Covid, para garantizar una adecuada protección presente y futura al personal de los sectores que han prestado atención sanitaria o sociosanitaria a quienes lo necesitaron poniendo en riesgo su salud. Asimismo, reclaman al Gobierno central que extreme su vigilancia para acabar con este grave hecho de ocultación del origen profesional de unos contagios reconocidos como tales a todos los efectos en su propia normativa.

Comentarios