El futbolista profesional Iván Alejo milita en las filas del Cádiz como extremo derecho, pero ayer cambió su posición frente al Barça. Alejo tenía la cabeza en el campo, pero el corazón puesto en su abuela de 102 años, Laura Sastre natural de Sayago, quien lleva luchando contra el coronavirus más de diez días.

El buen juego de los andaluces les valió una victoria por dos a uno frente al Barcelona. Un resultado que Iván alejo dedicó a su abuela y a toda su familia, en estos duros momentos vividos por la enfermedad.


Un sentimiento que se trasladó desde el campo al corazón de Sayago, y más concretamente al de Laura Sastre, sumida en una lucha contra el coronavirus. 

Comentarios