El diputado por Zamora y portavoz del grupo parlamentario socialista en Reto Demográfico, Antidio Fagúndez, ha encabezado hoy Miércoles 16 de Diciembre la presentación en el Congreso de la Proposición no de Ley del PSOE  en el Congreso una Proposición No de Ley que el PSOE sobre la elaboración del Estatuto Básico de los Municipios de Menor Población

Tal y como ha informado Fagúndez la PNL pide al Congreso de los Diputados instar al Gobierno, en primer lugar, a “elaborar y aprobar un Estatuto Básico de los Municipios de Menor Población que contribuya a fijar la población en las áreas menos densamente pobladas del territorio nacional, afiance la calidad democrática de los municipios y garantice la calidad en la prestación de los servicios públicos”.

La Proposición No de Ley insta en segundo lugar al Gobierno a que el Estatuto “contenga medidas dirigidas a mejorar la organización y el funcionamiento administrativo, procedimientos de contratación y prestación de servicios por parte de los municipios de menos de 5.000 habitantes”.

Por último el grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados pide “realizar dicha tramitación en colaboración con la FEMP y resto de actores implicados, buscando el mayor consenso posible para conseguir un texto adecuado a las necesidades de los municipios de menor población”.

Tal y como ha subrayado el diputado zamorano tras la presentación de la PNL en el Registro del Congreso, en las exposición de motivos se señala que las entidades locales, en particular los municipios, son las administraciones públicas más cercanas a la ciudadanía y las que dan respuesta a las necesidades más próximas en el entorno en el que viven sus habitantes. Son la puerta de entrada a nuestro Estado del bienestar y, además, son espacios para la convivencia en los que debe preservarse la calidad democrática”.

A este respecto la iniciativa parlamentaria del PSOE detalla que la realidad en nuestro país está marcada por una demografía que nos indica con cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística que hay 8.131 municipios en España, pero amplias diferencias de configuración, población, etc. Con datos a uno de enero de 2020, existen 1.400 municipios de menos de 100 habitantes, 2.606 municipios entre 101 y 500 habitantes, 1.001 municipios entre 501 y 1.000 habitantes, 869 municipios tienen entre 1001 y 2.000 habitantes, 951municipios entre 2001 y 5.000 habitantes, 545 municipios tienen entre 5001 y 10.000 habitantes, 344 municipios son entre 10.001 y 20.000 habitantes, 266 municipios tienen una población entre 20.001 y 50.000 habitantes, 86 municipios  albergan entre 50.001 y 100.000 hab y 63 municipios cuentan con una población de más de 100.001 personas.

Los datos provisionales de la población inscrita en el padrón a fecha 01/01/2020 es de 47.431.256 personas. El 40,1 % de esa población española vive en los 63 municipios de más de 100.000 habitantes, por lo que se evidencia demográficamente la realidad de nuestro país con amplias zonas con muy poca población y la mayor parte se aglutina en grandes urbes y sus áreas metropolitanas.

Contamos con 5.007 municipios de menos de 1.000 habitantes y un total de 6.827 municipios de menos de 5.000 habitantes en nuestro país. Esto supone que un 83,69 % de los municipios en nuestro país son claramente rurales al disponer de menos de 5.000 habitantes.

Estos municipios más pequeños han tenido que lidiar con esa dispersión territorial y demográfica que afecta a nuestro país, debiendo ejercer sus funciones en el marco de un régimen de organización y funcionamiento que no siempre se adapta a sus necesidades (por ejemplo procedimientos administrativos, necesidades de personal y/o financiación para poder prestar los servicios públicos de calidad a los que tienen derecho sus habitantes).

La persistencia de estas dificultades en el tiempo, además, no hace sino agravar la situación y contribuir –todavía más– a la despoblación, pues hace que para familias y jóvenes resulte cada vez menos atractivo residir en estos municipios menos poblados.

Para paliar este problema, el Consejo de Ministros del 29 de marzo de 2019 aprobó las directrices generales de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico, cuyo objetivo general es sentar las bases de un proyecto de país que garantice la igualdad de oportunidades y el libre ejercicio de los derechos de ciudadanía en todo el territorio a través de la coordinación y cooperación de todas las Administraciones Públicas, el aprovechamiento sostenible de los recursos endógenos y la colaboración público-privada.

Para conseguir este objetivo, la directrices generales de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico marcan una serie de objetivos transversales entre los cuales cabe destacar los siguientes:

-Asegurar  una  apropiada  prestación  de  servicios  básicos  a  toda  la  población  en condiciones de equidad, adaptada a las características de cada territorio.

-Avanzar en la simplificación normativa y administrativa para los pequeños municipios, con el fin de facilitar la gestión de los ayuntamientos.

Se verbaliza un amplio consenso para adecuar la normativa de régimen local referida al procedimiento, contratación y funcionamiento de los municipios rurales, los de menos de 5.000 habitantes, a una realidad que no encuentra reflejo ni respuesta adecuada en las normas vigentes, porque probablemente cuando se aprobaron no se pensó en este tipo de municipios, sino en los de mayor población.

En municipios de poca población es muy complicado que haya más de un proveedor para determinados productos o servicios, pero las normas de contratación pública establecen limitaciones con respecto al número de veces que se puede contratar al mismo proveedor, lo que provoca efectos contraproducentes en los pequeños municipios, los ayuntamientos, los negocios, las empresas y los habitantes.

Retos como el cambio climático o el propio reto demográfico, la digitalización de las administraciones públicas y su administración electrónica,  o unos servicios públicos de calidad para poblaciones y colectivos de especial necesidad (mayores) tienen que ser abordados en colaboración con los pequeños municipios, donde se cristalizan las soluciones para la población. Para ello tienen que tener unas normas de procedimiento administrativo, contratación pública o normas presupuestarias ajustadas al tamaño de sus proyectos.

En la anterior crisis económica los pequeños municipios, se enfrentaron a dificultades a la hora de abordar las consecuencias de la misma. Es ahora el momento de favorecer que la salida de la crisis social y económica que está provocando la COVID-19 sea una salida justa que incluya mejores herramientas para los pequeños municipios.

Concluye Antidio Fagúndez afirmando: “Por lo tanto es necesario elaborar un Estatuto Básico de los Municipios de menor población con los objetivos de: fijar la población al territorio, mantener la calidad democrática del municipio, de acuerdo con nuestro Estado democrático, y garantizar las condiciones de vida de los ciudadanos con independencia del territorio en el que residan, con la prestación de unos servicios públicos de calidad”.

Comentarios