Cómo proteger tus tarjetas si vas a comprar online en las rebajas

Cómo proteger tus tarjetas si vas a comprar online en las rebajas

Las restricciones de horario, aforo y superficie en los comercios para intentar frenar la tercera ola del coronavirus han hecho que una de las principales fórmulas de los consumidores para comprar durante las rebajas sea de manera online. De hecho, cuatro de cada diez españoles afirma comprar online más ahora que en la época precoronavirus, de acuerdo con un informe de Ipsos de octubre de 2020.

No obstante, de acuerdo con la última Memoria de Reclamaciones del Banco de España de 2020, ocho de cada diez operaciones fraudulentas con tarjetas estuvieron relacionadas con las compras online en 2019. Para no llevarnos una mala sorpresa estas rebajas, el comparador financiero HelpMyCash.com cuenta qué podemos hacer para blindar nuestras tarjetas al comprar online y cómo protegernos para que nuestras transacciones virtuales sean más seguras.

Personaliza tu tarjeta con la configuración de seguridad

Gracias a las nuevas tecnologías, ahora los bancos permiten a través de sus aplicaciones móviles cambiar la configuración de seguridad de las tarjetas para adaptarla a nuestro perfil como consumidores. Personalizarla nos ayudará a saber cuándo se usa la tarjeta y a restringir aquellas operaciones que no realizamos a menudo. Para ello, solamente deberemos acceder a la aplicación de nuestro banco, seleccionar la tarjeta que queremos personalizar y pinchar sobre la opción “seguridad” o “configuración”.

¿Qué podemos cambiar en la configuración de la tarjeta? Pues dependerá de nuestro banco. La mayoría de las entidades permite activar avisos (notificaciones en el móvil o SMS) por compras o por sacar dinero con la tarjeta, según un análisis realizado por HelpMyCash. Esta es una de las configuraciones más importantes y que siempre es recomendable tener activada, ya que nos permitirá estar al tanto en todo momento de cualquier operativa que se haga con nuestra tarjeta e identificar si hay algún movimiento que no hemos hecho nosotros.

También podremos fijar una cantidad de dinero límite para comprar online o activar y desactivar la posibilidad de usar nuestro plástico para comprar por Internet, así como restringir las compras en otros países. Tres opciones interesantes para comprar online durante las rebajas con seguridad.

Una de las ventajas de poder hacerlo a través de la app del banco es que podremos activar y desactivar las restricciones o cambiar los límites de manera inmediata en cualquier momento y todas las veces que queramos. Por ejemplo, si tenemos pensado comprar online por estas fechas, podremos activar las compras online con la tarjeta, pero si no compramos habitualmente a través de Internet, podremos bloquearlas hasta la próxima vez que queramos realizar una adquisición online.

Usa una tarjeta únicamente para compras online

Si bien personalizar las opciones de seguridad de nuestra tarjeta es una ventaja que ya de por sí blinda nuestra cuenta, los más precavidos también pueden recurrir a otra alternativa: tener una tarjeta secundaria únicamente para comprar online.

Para este fin podremos utilizar tanto una tarjeta de débito que podremos contratar sin cuotas anuales y asociada a una cuenta corriente nueva como una tarjeta de prepago que no esté vinculada a ninguna cuenta y que podremos cargar y descargar al momento desde la app, sin necesidad de transferencia.

Las ventajas de aplicar este método es que podremos introducir únicamente el dinero que queremos utilizar para una compra online determinada. Además, en el caso de que hubiese una brecha de seguridad, no podrían acceder a la cuenta donde tenemos la nómina o el grueso de nuestro dinero.

Adicionalmente, estas tarjetas también las podremos configurar con los parámetros anteriores para más seguridad.

Todas tus compras online están protegidas

Por ley, todas las entidades que ofrecen tarjetas se harán responsables de cualquier operación no autorizada, lo que nos protegerá si hay una brecha de seguridad y utilizan nuestra tarjeta de manera fraudulenta. En caso de robo físico seremos responsables de lo que el ladrón use de nuestra tarjeta con un límite de 50 euros.

No obstante, si nos duplican la tarjeta, el banco deberá devolvernos el importe total de la operación, siempre que no haya habido una negligencia en la protección de nuestra tarjeta, como introducirla en una web fraudulenta, ya que se entiende que no tenemos manera de conocer si la tarjeta ha sido duplicada de antemano.

De todas maneras, teniendo activada la configuración de la tarjeta, podremos evitar estas situaciones desagradables e ir de rebajas digitales con todas las garantías.

Comentarios