Zamora pierde más de 2.200 ciudadanos nacionales en 2019 mientras los foráneos crecen un 5%

Zamora pierde más de 2.200 ciudadanos nacionales en 2019 mientras los foráneos crecen un 5%

La autonomías de Castilla y León ve desaparecer a su población autóctona mientras crece el número de inmigrantes, que no logra compensar la sangría poblacional. La Comunidad contabilizaba a fecha 1 de enero de 2020, 2.253.751 habitantes nacionales, lo que supone que perdió a lo largo de 2019, 15.993 efectivos, un 0,7 por ciento del total. Por el contrario, el número de foráneos se situó en la misma fecha, en 141.157, con un crecimiento del 8,8 por ciento y 11.363 personas más. En conjunto, Castilla y León perdió 4.630 habitantes durante 2019, y llegó al 1 de enero de 2020, con 2.394.918, lo que supone un descenso porcentual del 0,2 por ciento.

La situación se repite en todos los territorios de la Comunidad. La población nacional cayó en Zamora un 1,4 por ciento, lo que supone la pérdida de 2.266 españoles para un total de 164.491 nacionales; mientras que los foráneos aumentaron un 5,4 por ciento, 315 personas, hasta los 6.097 extranjeros.

Un estudio de las nacionalidades revela que el grupo de la UE con más presencia en Castilla y León es el de Rumanos, 23.136, Búlgaros, 19.961, y ya de lejos portugueses, 7.797 mientras que también residen 22.296 marroquíes, llegado de África. El grupo de colombianos suma 9.560 efectivos de América del Sur, aunque también destacan 5.125 venezolanos; 4.232 brasileños; junto a 4.197 dominicanos. De Asia destaca el grupo de 4.062 chinos que viven en Castilla y León.

En conjunto, sumando nacionales y extranjeros, Zamora perdió 1.951 habitantes, lo que supone el 1,1 por ciento de su población, hasta los 170.588.

Grupos de edad

Los datos definitivos del Padrón publicados también ponen de relieve la evolución de la población por grupos quinquenales de edad. En este sentido, cabe destacar que la base de la pirámide poblacional se estrecha cada vez más mientras se ensancha la cima, es decir, se invierte, reflejo de la despoblación y el envejecimiento.

En concreto, en Castilla y León, el grupo de cero a cuatro año perdió 2.635 efectivos respecto al 1 de enero de 2019, hasta los 79.684; y el de cinco a nueve años, se recortó en 1.355, hasta los 96.609. Por el contrario, el de entre 90 y 94 años sumó 1.229 personas, hasta 39.822; el de 95 a 99, se elevó en 806, con 11.604, y el de 100 y más años, agregó 41, hasta los 1.631.

Los habitantes con 65 y más años alcanzaron una cifra de 613.704 personas, el 25,6 por ciento de la población total de la Comunidad, y crecieron en un año en 5.174 personas. Los habitantes de cero a 29 años solo suman 487.151 efectivos. El grueso de los habitantes tienen entre 30 y 64 años, con 1.294.063 personas.

Comentarios