Carlos Baz, tras el descenso del Zamarat: “La continuidad del proyecto no corre peligro ninguno”

El presidente del club naranja sigue sin tener clara su posible presentación en las siguientes elecciones de un equipo que ha abandonado la Liga Femenina una década después. Una entidad que abandona la élite nacional después de "darlo todo", pero que vivirá una remodelación a través de un proyecto que todavía está por definir.

Carlos Baz, tras el descenso del Zamarat: “La continuidad del proyecto no corre peligro ninguno”
Carlos Baz durante una rueda de prensa

-Este domingo se certificó el descenso del equipo de Liga Femenina tras una década, ¿cómo se encuentra la directiva y el cuerpo técnico?

-Lo primero es que éramos conscientes desde hace años ya que la liga estaba creciendo a un ritmo tremendo y que nosotros no íbamos a ser capaces de poder tener el poderío económico suficiente para aguantar esta categoría mucho más tiempo. Cada año veíamos que nos costaba más y estos últimos años ha habido más que milagros para poder mantenernos, entonces era algo que ya se estaba hablando. Este año, además, viendo cómo se estaban torciendo las cosas porque no empezamos bien, y cuando hemos querido retomar y reconducir ha habido un montón de lesiones que han impedido que se construyera el equipo, que al final creo que es el gran problema: que no se ha llegado a construir el equipo en ningún momento. Entonces pues ya estábamos hechos un poquito a la idea. Aun así, cuando sucede ayer y te das cuenta de que no hay marcha atrás y empiezas a recibir mensajes de toda España y fuera de España, te quedas un poco con que ‘jobar, si es que es verdad’. Te llevas el disgusto, pero no nos ha pillado desprevenido.

-El equipo este año ha contado con un importante número de lesiones, ¿es el gran problema que se ha encontrado el equipo este año?

-Creo que sí, añadido a otros. La pretemporada ya la tuvimos que plantear muy corta porque por cuestiones de presupuesto no podíamos permitirnos hacer una pretemporada más larga. A mayores hicimos una plantilla justa de diez jugadoras, sabiendo que la liga iba a ser de más equipos y que además se iba a jugar muchos partidos entre semana porque la Federación ya avisó a todos los clubes de que quería que la liga se jugara muy rápido para evitar problemas en caso de que nos confinaran o nos separaran, porque como todos estamos con la incertidumbre del bicho este era toda una incógnita. Entonces hicimos una plantilla de diez que cuando hemos ido viendo, dijimos que a lo mejor aún con un poco menos de calidad había que haber tenido una jugadora más para tener más rotación, pero claro, arranca la liga y nos ocurre que tenemos los primeros casos de Covid-19. No pudimos hacer pretemporada, el equipo arrancó sin poder hacer pretemporada, y sin poder construirse lo que es el equipo. A medida que fueron pasando las semanas, algunas jugadoras que estaban con contratos que finalizaban en Navidad no se les veía muy a gusto o muy contentas tampoco con lo cual en cuanto pudieron buscaron otras alternativas y eso tampoco ayudó mucho. Y cuando al final hemos reaccionado y hemos traído nuevas jugadoras y lo que creíamos que le hacía falta al equipo y podía ayudar, no se ha llegado a tiempo, no se ha podido construir el equipo porque han sido llegar y tener lesiones por un lado y por otro. No ha habido forma. Empezamos con Quirante nuestra base que nos ayudaba muchísimo y se rompe la muñeca y a partir de ahí ha sido todo un desastre. No hemos tenido para entrenar a las diez jugadoras nunca y muchas semanas estaban entrenando cinco o seis jugadoras y así es imposible construir nada.

-Hablaba de que llevaban años viendo que esto podía suceder y del crecimiento de la liga, pero también ha habido una apuesta económica fuerte este año.

-La apuesta de otros años. El presupuesto sigue siendo muy parecido al de otros años, un poquito más porque se incorporaban un par de sponsors de tamaño majo, pero también es verdad que hemos tenido pérdidas por otro lado porque no hemos tenido campaña de abonados, no hemos tenido taquilla, hemos perdido lo de cantera… El club se ha resentido porque la pandemia nos ha hecho daño en muchas áreas y en otras hemos mejorado pero el presupuesto era el de otros años. Tampoco podemos más. Si alguien pensaba que teníamos más, no, era el mismo que el de otros años.

-Habrá elecciones, ¿volverá a presentarse?

-No lo sé. Hemos arrancado con la cantera y hasta que circulemos todo nos va a costar mucho. Quiero tomarme mi tiempo para darle una vuelta porque son veintiún años, me he dejado lo mejor de mi vida en este proyecto y es verdad que han sido muchas las alegrías y satisfacciones, pero también últimamente muchos sufrimientos y dolores de cabeza. Hubo un tiempo atrás que tenía claro que no quería continuar, es verdad que cuando se me planteaba decía ‘no, no puedo más’, pero es cierto que ahora en Liga Femenina 2 y hemos creado un proyecto nuevo con los compañeros del Virgen de la Concha y tenemos un único club dices que a lo mejor tampoco es el momento. A lo mejor presentarme y aunque no acabe el mandato poner todo en marcha y en un par de años marchar, o dar un paso atrás y que otro compañero se haga cargo y seguir echando una mano. No lo sé. Le doy muchas vueltas, pero no lo sé.

-¿Alguien del equipo estaría interesado en continuar?

-Hay gente interesada, sí. La continuidad del proyecto, hoy en día, no corre peligro ninguno.

-En las últimas semanas Fran García comentó que había tenido algún contacto con la directiva sobre una posible continuidad y luego se desmintió. ¿Cómo está ahora mismo la situación?

-Está todo pendiente. No hemos hablado porque él también tiene sus dudas sobre su futuro laboral, tiene una edad y tiene sobre la mesa varias historias. Y nosotros tenemos que plantearnos qué tipo de proyecto queremos hacer, tenemos que ver cómo se va a formular la Liga Femenina 2 porque seguramente se reestructure y sea tipo LEB Oro, la Liga Femenina 2 Pro creo que la quieren llamar. Me tengo que enterar de todo eso y en función de todas esas variantes decidiremos qué tipo de proyecto queremos hacer. Depende del proyecto, si queremos hacer uno a medio o largo plazo sin prisas porque la liga lo permite y decimos ‘estamos aquí unos años construyendo por abajo y a ver si alguna niña puede ayudar’, pues para eso necesitas un tipo de entrenador que tenga continuidad y se haga de la casa. Si el proyecto es ‘no, tenemos que construir en una liga que va a ser el copón bendito porque va a haber transatlánticos como se espera del nivel del Barça, Joventut, Unicaja, Leganés…’ pues a lo mejor dices ‘no, desde el minuto uno tenemos que competir porque si nos relajamos a lo mejor bajamos de esa categoría a la siguiente’. Entonces está todo un poco en el aire. Por lo menos el mes de marzo vamos a esperar a que pase y luego a lo largo de abril, sabiendo cómo va a ir todo, ir tomando nuestras decisiones.

-En el cuerpo técnico hay figuras zamoranas como Nacho Domínguez, ¿ese tipo de profesional de la casa aunque no esté Fran García se buscaría que continuaran?

-La intención es que la estructura que se está quedando darle continuidad. La cuestión es que la gente por otras circunstancias se acaba marchando porque le ofrecen una oferta de trabajo aquí o allí, no solo del baloncesto sino de otro tipo. En el caso de Nacho Domínguez, que su hermana estuvo con nosotros desde los inicios, pues por ejemplo ahora está de profesor entre semana en Asturias así que claro que queremos, pero poder no lo sé.

-Nada más certificarse el descenso las redes sociales se llenaron de mensajes de ánimo por parte de los clubes de Liga Femenina, ¿es una muestra de la importancia de lo conseguido por el Zamarat para una ciudad como Zamora?

-SÍ. Es un poco cuando me he dado cuenta de las circunstancias en las que nos encontrábamos. Es una derrota que sufres, no te paras a pensar y recibes mensajes y mensajes. Te enorgulleces de varias cosas. Me enorgullece mucho que se nos reconozca a nivel de club y personal a las personas que hemos estado ahí, se nos quiere en muchos sitios que ya lo sabía y esto viene a refrendarlo. Hemos hecho las cosas bien, hemos estado apoyando, proponiendo cosas nuevas para mejorar la liga, siempre ofreciéndonos a ayudar a todo el mundo, no poniendo pegas cuando ha habido que arrimar el hombro o algunos compañeros han necesitado algo… Creo que hemos sido un club muy señor y esto viene a darnos la razón. Si vas en la vida de legal, al final lo que recibes es cercanía y cariño. Muchos de los mensajes van en la línea de que muchos dicen que una ciudad como Zamora vaya perdiendo estas cosas. La gente de fuera lo valora mucho, aquí ha habido gente que lo ha sabido entender y valorar y otra gente no. Ha sido mucha la promoción que hemos hecho de la provincia, la ciudad y todo lo que hemos movido porque aquí se han jugado eventos muy importantes y nos hemos puesto a nivel mundial.

-¿Qué mensaje manda a la afición?

-Tranquilidad, que nos ayuden, que sigan a nuestro lado, que sigan apoyando el proyecto, que sigan creyendo en el baloncesto femenino sobre todo porque es una actividad de ocio y deporte superinteresante para las niñas y como espectáculo y que sigan ahí. Lo siento muchos, nos hubiera gustado estar más tiempo, que nos lo hemos dejado todo, en mi caso la salud en muchos momentos y lo estoy pagando en estos momentos. Que no duden de nosotros y que sigan apoyándonos y que volveremos a tener tiempos mejores. Nuestra prioridad va a estar ahí, luchar, luchas y luchar y en cuanto podamos dar el salto darlo otra vez.

Comentarios