Denuncian el "grave error" de implementar las rutas europeas ciclistas en el Camino de Santiago a su paso por Zamora

La Federación Española considera que, dicha iniciativa, conllevará un cambio radical en el uso del Camino, dificultando la convivencia entre peregrinos y ciclistas

Denuncian el "grave error" de implementar  las rutas europeas ciclistas en el Camino de Santiago a su paso por Zamora
Camino de Santiago a su paso por Zamora

La Federación de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago de España (FEAACS) observa con gran preocupación la presentación de la denominada Red Eurovelo 1 y 3, red ciclista europea que en España se va a superponer en gran parte sobre el Camino de Santiago Francés y Vía de la Plata.

«La decisión unilateral de realizar un trazado de una red ciclista que, suponemos, va a ser muy utilizada, constituye un grave error, siendo una decisión que conculca la protección que tiene el Camino de Santiago Francés como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y por lo tanto protegido en grado extremo, y la Vía de la Plata, igualmente camino de Santiago y camino histórico», alerta el presidente de la Federación Española, Luis Gutiérrez Perrino.

Por el Camino de Santiago Francés, como en el resto de los Caminos de Santiago, van peregrinos a pie, en bicicleta, silla de ruedas y a caballo fundamentalmente. Con el trazado actual, en los tramos más complejos hay espacio suficiente para que peregrinos en bicicleta y peregrinos a pie puedan convivir sin demasiados problemas. Introducir un gran volumen de ciclistas conlleva un cambio radical en el uso del camino, además de aumentar los riesgos para los peregrinos más desfavorecidos, en silla de ruedas y a pie.

Movimiento jacobeo

Desde la Federación Española se recuerda que la recuperación del movimiento jacobeo, así como del trazado físico del Camino Francés en primer término y posteriormente de las restantes rutas compostelanas, se debe en gran medida al trabajo y la dedicación de las Asociaciones de Amigos de los Caminos a Santiago. 

Este renacimiento ha sido paralelo al auge de un impulso de espiritualidad occidental que ha encontrado cauce y desarrollo en el hecho de la peregrinación a Compostela. El paulatino aumento de peregrinos ha supuesto un valioso recurso para reavivar la economía de los pequeños núcleos del norte de España con el surgimiento de una red de servicios y la creación de puestos de trabajo que han resultado ser un factor decisivo para paliar la despoblación endémica de esas áreas.

Como consecuencia de ello, muchas administraciones han querido ver en el Camino únicamente un recurso turístico, con objeto de dinamizarlo en busca de beneficios económicos y sin reflexionar sobre el fondo del fenómeno jacobeo, ni preguntarse el porqué de la poderosa atracción ejercida por el Camino. 

Incompatibilidad de usos 

«La utilización de buena parte del Camino para el uso de la Redes Eurovelo 1 y 3 supone contraponer el desarrollo de una forma de turismo saludable y, por supuesto, deseable, con el aliento íntimo, discreto y respetuoso que late en cada peregrino jacobeo y, que si se acaba imponiendo, significará el triunfo de la visión turística y economicista sobre un hecho sobresaliente del pensamiento europeo y uno de los sucesos espirituales, religiosos y culturales más importantes y arraigados de Occidente. En consecuencia, dicha iniciativa producirá un daño posiblemente irreparable al milenario espíritu de peregrinación y a los beneficios que aporta en todos los ámbitos», analiza el presidente de la Federación Española.

Reconsiderar el proyecto

Por esta razón, las Asociaciones de Amigos del Camino, responsables en gran parte del Camino de Santiago y comprometidos en su cuidado, desarrollo y mantenimiento, denuncian y rechazan de plano dicho proyecto y piden que se reconsidere en su totalidad para no crear un problema de difícil solución. «Vamos a solicitar a las autoridades pertinentes que se pronuncien sobre este asunto y estaremos a su disposición para colaborar en crear otras alternativas que faciliten el noble deporte de la bicicleta. Pero sin alterar la esencia del Camino de Santiago», concluye Luis Gutiérrez Perrino. 

 

Comentarios