Juventudes Socialistas considera imprescindible una memoria económica en el nuevo plan de juventud de Zamora

La organización juvenil socialista demanda seriedad y dotación presupuestaria en los programas municipales “para que este nuevo plan no se convierta en un brindis al sol”.

Juventudes Socialistas considera imprescindible una memoria económica en el nuevo plan de juventud de Zamora
Álvaro Furones y Emilio Ferrero

Tras la reunión entre el Ayuntamiento y las asociaciones juveniles el pasado viernes, en la que los jóvenes socialistas presentaron un documento con 70 propuestas para su incorporación en el borrador del III Plan de Juventud, señalan ahora su decepción con la actitud pasiva del equipo de Gobierno, por lo que consideran “falta de rigurosidad” a la hora de afrontar en profundidad lo que, a su juicio, debería ser “uno de los proyectos más importantes para la ciudad de Zamora”.

Del mismo modo, no entienden la negativa del equipo de Gobierno municipal a analizar de forma rigurosa el II Plan de Juventud, sin entrar en el grado de cumplimiento y realización de los proyectos comprometidos, “empezando la casa por el tejado, sin preocuparse antes por identificar los errores en su ejecución para poder corregirlos” en palabras de Álvaro Furones, Secretario General Juventudes Socialistas de Zamora.

“Debemos ser autocríticos y no pensar que todo se ha hecho bien, puesto que la preocupante situación en que se encuentra la juventud zamorana no nos puede permitir caer en la autocomplacencia” afirma Emilio Ferrero, Secretario de Política Institucional de JSE-Zamora Es precisamente la preocupación por el cumplimiento del plan lo que motiva la demanda de una memoria económica que cuantifique la inversión que el equipo de Gobierno destinará para la realización de las medidas recogidas en el borrador.

“Para que cualquier propuesta de este plan no quede en papel mojado debe asociarse a cada programa una dotación presupuestaria” aseguran desde la organización socialista. Así pues, de no incluirse dicha memoria económica en el plan, este no pasaría de ser “una sucesión de buenas intenciones sin la voluntad real de abrir un debate profundo que empuje a solucionar los problemas a los que se enfrenta la juventud zamorana” sostiene Ferrero.

Todo ello, requiere “un proceso participativo donde a las asociaciones, no solo se las escuche, sino que se las incluya en su conjunto para la elaboración de un proyecto de ciudad, que no puede lograrse sin entender la gravedad e importancia de esta nueva hoja de ruta, lejos de prisas e intereses partidistas” declara Furones. “Las palabras se las lleva el viento. No queremos simples brindis al sol sin aterrizar, sino compromisos reales que mejoren la vida de las y los jóvenes zamoranos” concluyen desde la organización.

Comentarios