El párpado palpitante y otros cuatro fenómenos que el estrés produce en tu cuerpo y debes "escuchar"

La actual pandemia de coronavirus ha aumentado aún más la dosis de estrés a la que estamos sometidos, debido a la incertidumbre sobre el futuro y el aislamiento social que genera, entre otras cosas.

El párpado palpitante y otros cuatro fenómenos que el estrés produce en tu cuerpo y debes "escuchar"
Cuidado con el estrés.

El estrés se ha convertido en un componente cotidiano de nuestro estilo de vida. Las exigencias laborales, las demandas familiares y de cuidado, la inmediatez con la que buscamos resultados hacen que muchos de nosotros vivamos estresados. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al estrés crónico como una epidemia global.

Además, la actual pandemia de coronavirus ha aumentado aún más la dosis de estrés a la que estamos sometidos, debido a la incertidumbre sobre el futuro y el asilamiento social que genera, entre otras cosas.

La BBC ha recogido en un reportaje reciente cinco síntomas físicos que nos dicen que el estrés que sufrimos está alcanzando niveles que nos deberían empujar a, al menos, prestar atención a nuestro ritmo de vida. Y descansar.

-Palpitación del párpado: cuando de repente alguno de tus párpados comienza a producir pequeños espasmos de forma involuntaria. El músculo ocular produce esas contracciones involuntarias o mioquimias cuando está sometido a situaciones de tensión, ansiedad, cansancio y falta de sueño. Pueden durar varios segundos y llegan a ser muy molestos si se repiten en cortos espacios de tiempo.

-Eczemas: el eczema es un término muy amplio que engloba diversos trastornos provocados por la inflamación de las capas superiores de la piel que causa comezón, irritación y en ocasiones excoriación. Las manifestaciones del estrés en la piel son comunes, explica el doctor Arango, porque en el útero, el sistema nervioso central y el de la piel provienen de la misma parte, del ectodermo, y por eso hay una relación tan importante entre la piel y el sistema nervioso central. Otra manifestación del estrés en tu piel pueden ser los brotes de acné.

-Trismus dental: el trismus o trismo dental se produce cuando los músculos que se encargan de masticar sufren una contracción involuntaria. Esto ocasiona dificultad para abrir la boca. Generalmente se manifiesta de forma leve pero en algunos casos, la contracción de los músculos es tan intensa que no puedes separar los dientes, impidiendo por ejemplo que puedas comer o hablar con normalidad.

-Bruxismo: se trata de un hábito involuntario que hace que los pacientes aprieten la mandíbula fuertemente o hagan rechinar los dientes, frotándolos o deslizándolos, sin ningún objetivo funcional. Con frecuencia la presión sobre la mandíbula y los dientes tiene lugar mientras duermes, mientras se estás concentrado en algo o cuando estás estresado. Aunque el bruxismo no es un trastorno peligroso, si no se corrige puede causar lesiones dentales permanentes.

-Vista nublada: el estrés también puede afectar a nuestra visión, aunque suele ser en episodios pasajeros. Algunas de las posibles explicaciones de por qué se produce esto están relacionadas con los cambios en los niveles de azúcar en sangre y el aumento de la tensión arterial debido al estado de estrés.

Comentarios