Las razones detrás del avance a varias velocidades de la vacunación contra el coronavirus en Zamora

​Zamora vive la segunda jornada de vacunación masiva para los zamoranos nacidos en el 56.

Las razones detrás del avance a varias velocidades de la vacunación contra el coronavirus en Zamora

La estrategia de vacunación sigue avanzando a dos velocidades en la provincia de Zamora. Este miércoles comienza la segunda jornada de vacunación masiva para los nacidos en 1956, mientras que los vacunados mayores de 80, aún no llegan al 100%.

Una situación que ha generado dudas y que desde las instituciones se ha intentado dar respuesta. "Las provincias de Castilla y León no tienen una población homogénea, no es la misma situación en una provincia que otra", tal y como destacó la consejera de Sanidad, Verónica Casado el pasado lunes.

"En la provincia de Zamora se da la característica de que la población está muy dispersa, por lo que aún falta de conocer toda la población mayor de 80 años que no se ha vacunado", señalaba Casado asegurando que el ritmo de vacunación avanzaba de forma distinta.

Sin embargo, pese a que en la provincia no se ha concluido el ciclo de vacunación para los mayores de 80, lo que supone que los mayores de 65 siguen a la espera, el pasado lunes comenzó la vacunación masiva para los nacidos en el 56.

Una decisión tomada por la Junta para pisar el acelerador en el proceso de vacunación. La elección del llamamiento y no la citación individual reside en una mayor cantidad de dosis (de AstraZeneca por ser menores de 65), lo que permitirá vacunar a más personas por hora.

En las últimas horas la Junta de Castilla y León ha anunciado la suspensión de la vacunación con AstraZeneca.

Esta estrategia se ha tomado en este rango de edad debido a la disposición de dosis suficientes de AstraZeneca para vacunar a este grupo de edad, así como una mayor capacidad de desplazamiento y movilidad a un punto fijo de vacunación.

Una vez finalice la vacunación de los mayores de 80, quienes recibirán la vacuna Pfizer, se procederá a vacunar a las personas comprendidas entre los 65 y los 79 años, que recibirán viales de esta farmacéutica.

La consejera de Sanidad destacó además que las personas menores de 65 años pueden ser vacunadas “con tranquilidad” con las dosis de AstraZeneca, mientras que los mayores reciben dosis de las marcas de vacunas con RNAm, esto es Pfizer y Moderna, que se han visto menguadas con respecto a las previsiones iniciales porque “no se han recibido más dosis de Moderna ni están previstas a corto plazo”.

Se espera que el mes de abril "sea el mes de la esperanza", tal y como destacó la propia consejera de Sanidad, con la vista puesta en un avance mayor de la vacunación en las nueve provincias de la comunidad.

La Junta además espera que Janssen “se ponga en circulación en la segunda quincena del mes de abril”, por lo que Castilla y León tendrá “más vacunas” y se va a poder “acelerar el proceso”.

Comentarios