El Zamora hace un partidazo pero no puede con el árbitro en Valladolid

El Zamora CF visitaba este domingo los anexos del José Zorrilla con la intención de sumar tres puntos muy importantes de cara a seguir peleando por los puestos de ascenso. Los visitantes arrancaron de la mejor manera posible el encuentro con un gol de Piña en el minuto cuatro de partido, dando ventaja a los rojiblancos nada más empezar el choque. Sin embargo, Fran Álvarez empató en el 41' tras una jugada donde una mano vallisoletana fue la protagonista. En el segundo tiempo la tensión competitiva se mantuvo sobre el césped, pero el arbitraje ganó protagonismo. En el minuto 90 Coscia cayó en el área local, no siendo señalado por el colegiado para posteriormente decretar una pena máxima a favor del Promesas, que anotó el 2-1 por medio de Vitor después de que el disparo desde los once metros fuese rechazado por Jon Villanueva.

El Zamora hace un partidazo pero no puede con el árbitro en Valladolid

El Zamora no pudo con el gallego López Vila. Así se llamaba el árbitro que dirigió el duelo de los rojiblancos en los anexos del José Zorrilla ante el Real Valladolid Promesas y que hizo todo lo posible para que el equipo local, filial de Primera División, se llevara los puntos.

Y es que Vila tuvo muy claro desde el principio que el equipo de Ronaldo debía llevarse los tres puntos para acercarse a las eliminatorias por el ascenso a Segunda A. Por eso no tuvo ningún tipo de pudor durante los noventa minutos con un doble rasero en las faltas, en las amarillas, en los saques de banda, en los goles y en los penaltis. El Zamora se fue del partido cargado de amarillas y con dos rojas, en un duelo limpio, además de con un penalti señalado en contra y un gol recibido previa mano no pitada.

Fue todo un despropósito. Y lo fue porque el Zamora hizo uno de los mejores encuentros de las últimas fechas y puso todo lo que tenía para, como mínimo, llevarse un punto. Pero el gallego López Vila no estaba por la labor. Decía David Movilla en el post partido que no se iba a quejar de los árbitros porque eso lo hacen los perdedores y el Zamora es un equipo ganador. Los rojiblancos así quedaron sobre el césped, como un equipo ganador. Pero precisamente fue el nefasto arbitraje el que evitó que los rojiblancos se llevasen uno o los tres puntos de los anexos de José Zorrilla.

A los dos minutos el Zamora ya estaba mandando en el marcador gracias a un remate de cabeza de Piña a la salida de un córner. Tras eso, llegaron los mejores veinte minutos del partido del Promesas, que parapetó al Zamora atrás y lo tuvo a su merced. Los pucelanos mandaron al limbo dos ocasiones muy claras de dos contra el portero. Tras esa media hora, el Zamora mejoró, metió miedo a la contra y tuvo acciones para haber hecho el segundo, pero faltó el último pase.

Y cuando parecía que el descanso llegaría con 0-1, el árbitro ofreció la primera ayuda grosera de la mañana para el equipo local. Bien posicionado, decidió no pitar una mano clara de Fran Álvarez, que se ayudó del brazo para seguir la jugada y plantarse solo ante Villanueva, para batirle.

Pese a ese mazazo psicológico, el Zamora salió a la segunda parte a pecho descubierto, a buscar la victoria. El equipo de Movilla estaba cuajando un partido soberbio con mucha rapidez arriba, un centro del campo muy bien posicionado y una defensa inconmensurable. Apenas gozó de ocasiones claras de gol el filial del Real Valladolid en la segunda parte gracias a ese buen trabajo defensivo de los zamoranos. Por su parte, el Zamora tuvo la opción de hacer el segundo con un disparo potente de Ramos que mandó a córner el portero y con un disparo a bocajarro de Escudero que paró el meta al palo corto.

Movilla no quería que su equipo diera por bueno el empate y seguía apostando por la victoria con cambios ofensivos. Era el mejor Zamora de esta fase del campeonato ante un gran Real Valladolid Promesas. Los minutos pasaban, el árbitro seguía con su festival. Lluvia de amarillas al Zamora y dos rojas a jugadores del banquillo en una actuación más que censurable. Pero el colegiado se guardaba su mejor ayuda para el final.

Otra vez muy bien colocado, López Vila no señaló penalti sobre Coscia en el minuto 87 cuando le barrían en la pierna de apoyo en el punto de penalti, pero sí señalaba un toque de Vallejo a Vitor en el 91. Empate a uno y penalti a favor del Promesas. Villanueva detenía la pena máxima, pero Vitor remachaba a gol para finalizar el duelo.

Un 2-1 que deja al Zamora lejos de las posiciones de privilegio y hundido mentalmente. Y es que después de cuajar uno de sus mejores encuentros, el equipo vio cómo los puntos se esfumaban por un árbitro que realizó uno de los arbitrajes más calamitosos que se recuerdan en un duelo del Zamora.

Comentarios