Un hogar puede ahorrar una media de 60 euros al año bajando la potencia de la luz

Un hogar puede ahorrar una media de 60 euros al año bajando la potencia de la luz
La Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (Anae) ha elaborado un informe en el que muestra cómo desde agosto de 2013 el Gobierno empezó a implantar una estrategia para garantizarse los ingresos del sistema eléctrico al incrementar de manera muy notable la parte fija de la factura, la potencia contratada para el caso del consumidor doméstico ha supuesto una subida del 92% y en los profesionales, del orden del 145%.

Paralelamente, la parte de consumo ha bajado por lo que, a efectos prácticos, para los consumidores con bajo consumo (pobreza energética, grandes medidas de ahorro, viviendas desocupadas, etcétera) el resultado es que la factura les ha subido, sin embargo para aquellos consumidores (ya sean domésticos o profesionales) que más energía gastan, el efecto es justo el contrario: la factura les ha bajado. Esto supone un cambio radical de estrategia en comparación a lo que se barajaba a finales del 2012 cuando la CNE propuso el sistema de peajes progresivos donde se proponía que el precio de la electricidad fuera más caro para los que más consumían.

Anae explica que existen varias tarifas en el mercado, en las que las más bajas se corresponden a la que disponen la inmensa mayoría de consumidores domésticos, siendo el resto destinada a los profesionales. La característica principal es que, en general, el precio de la potencia aumenta con la tarifa, mientras que el de la energía, disminuye. A grandes rasgos pues un consumidor doméstico pagará comparativamente mucho por la potencia, mientras que uno profesional lo hará más por la energía.

“Como podemos intuir, en el global de la potencia contratada para cada tarifa, la predominante por una mera cuestión de números, sería la doméstica, ya que es la que más consumidores tiene el sistema eléctrico español, entre 2.0x y 2.1x hay 26.756.656 suministros de un total de 27.596.223 La siguiente pregunta que cabría hacernos, obviamente, es ¿y cuánto se ingresa en cada tarifa por el concepto de potencia contratada?”, argumenta la asociación.

Revisión de la potencia contratada

El primer paso para conocerlo es saber cuánta potencia hay contratada para cada tarifa. Con datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) “se puede averiguar fácilmente y lo primero que sorprende es que sólo la potencia contratada que tiene el consumidor doméstico (110 GW) ya es más que la que todo el sistema eléctrico es capaz de generar (108 GW) si pudiera hacerlo a la vez”.

Y añade Anae que “buena parte del sistema se sustenta en base a unas potencias contratadas excesivamente sobredimensionadas, sobre todo para el consumidor de Baja Tensión (tarifas 2.0x, 2.1x y 3.0A). También podemos deducir fácilmente el porqué de las  numerosas trabas que el Estado impone, con su regulación del siglo pasado, para que el consumidor pueda gestionar eficientemente su potencia contratada no interesándole para nada cambiarlo a un esquema de potencia demandada, como sería justo: es un asunto recaudatorio”.

Comentarios