martes. 24.04.2018 |
El tiempo

El sentimiento que nos une: la falta de identidad regional y el recelo a Valladolid

El sentimiento que nos une: la falta de identidad regional y el recelo a Valladolid

Entre las provincias de Castilla y León dominan el sentimiento provincial y nacional, dejando de manera residual el castellano y leonés. Soria es la provincia que más orgullosa se siente de ella misma, mientras que Valladolid la que menos, a la vez que su población afirma mayoritariamente ser, por encima de todo, española. Precisamente, Valladolid es la que más animadversión presenta ente el resto de provincias por su centralismo a pesar de no ser la capital, según el propio Estatuto de Autonomía

En una región tan grande y diferente entre sus provincias parece poco probable construir un sentimiento regionalista como sí puede existir en otras diferentes regiones. De hecho, las nueve provincias en las que está dividida Castilla y León destacan por su provincianismo y españolismo. El conjunto, eso sí, gracias especialmente a Valladolid, Ávila, Salamanca y León, tiene esencialmente un sentimiento nacional mientras que el regional apenas llega a un 5% de la sociedad.

Dentro de la comunidad, destacan por su poca identidad castellana y leonesa provincias como Soria, Salamanca y Segovia. La primera, de hecho, es la que con más orgullo lleva su nombre al resto de la geografía española. Los últimos datos apuntaban que el 55,7% de la población se sentía únicamente soriano, a lo que habría que sumar el 17% que también dijo hacerlo más provincial que regional. Por el contrario, solo el 0,9% aseguraba que Castilla y León era su tierra y el 11% hacía referencia a España. El restante daba igualdad a la provincia y a la región.

Esto mismo lo corroboraba un vecino de Soria, Carlos Fernández, ahora exiliado. “Ninguno se siente castellano y leonés como puede pasar en Cataluña o Andalucía. Sin embargo, lo que sí que hay es un sentimiento muy soriano, sentimiento de provincia, ya que a cualquier lugar que vamos siempre presumimos de nuestra tierra y de nuestras fiestas de San Juan”, comentaba, “celebramos más el Día del Líbro que el Día de Castilla y León”.

En lo referente a Salamanca, las cifras cambian sustancialmente. El 1,3% habla de Castilla y León con un sentimiento especial, aunque domina España con el 51%, mientras que la provincia cuenta con el 31,4% de la población. En Segovia, sin embargo, se lleva con más orgullo su nombre (44%), mientras que lo nacional llega al 22,2% y Castilla y León solo al 1,6%, aunque hasta un 27% afirmaba ser igual de segoviano que castellano y leonés.

El redactor jefe de El Adelantado de Segovia también lo confirmaba. “No se vive de forma especial esta fiesta. Hay algunos grupos vinculados con partidos castellanistas y regionalistas que sí hacen algún acto, aunque Segovia está muy cerca a Madrid y se vive más la actualidad de Madrid que lo que puede ocurrir en el día a día de otras provincias regionales más lejanas”.

También León tiene poco sentimiento regionalista. Sí es cierto que son más los que ponen a Castilla y León en primer lugar aunque menos que en el caso segoviano los que lo mencionan por algún lado. De esta manera, el 3,5% afirmaba sentirse más castellano y leonés aunque apenas el 8% lo hacía conjuntamente con leonés. La provincia copa el 42,7% y España, el 55,8%.

Al respecto, el director del diario digital iLeon afirmaba que “claramente la sociedad se siente leonesa”, aunque de manera racional de manera que tampoco excluía a España. En León, además, es el centro de otro sentimiento leonés, identificada con la antigua región, donde tiene adeptos y, de hecho, de donde fue elegido el único representante en las Cortes de Castilla y León por este hecho. Más allá, también se encuentra la zona de El Bierzo, de carácter todavía más localista o, incluso, con un sentimiento regionalista perteneciente a otra comunidad, la gallega.

Los más regionalistas

En el otro extremo se encuentran Palencia y Valladolid, los que más dicen sentir Castilla y León, si bien también lo hacen de manera residual. Los palentinos, por ejemplo, llegan a una décima parte de la población aquellos que dicen sentirse, por encima de todo, castellanos y leoneses, a lo que se suma el 17% que lo equipara con la provincia. Mientras, más del 42% son, ante todo, palentinos, y el 25%, españoles.

Similar aunque diferente es el caso de Valladolid, donde menos se siente la provincia y más la nación. De hecho, solo el 12% afirmaba sentirse más vallisoletano en el último Barocyl y cerca del 63%, español. Castilla y León sumaba 7,3%, más el 11,6% que equiparaba a provincia y comunidad.

Siguiendo por el caso estatal, Ávila es la segunda en este ránking, con el 58,3% de la sociedad y la segunda que menos se siente de su propia provincia con respecto a lo demás, el 18,1%, aunque Castilla y León tampoco destaca, con un 2,1%. En palabras del director del diario Avilared, la explicación a ello se debe a la falta de servicios en comparación con otras provincias y a su situación orográfica. “Es muy diversa. La zona sur tiene más cerca los servicios de Toledo y Madrid; la de El Barco de Ávila, los de Salamanca; y la del norte, Valladolid”.

En Zamora, por su parte, también domina la provincia, si bien la región está bien vista. Se trata de la segunda, tras Soria, que más porcentaje le da al sentimiento único de la propia provincia con el 34,4% de la población, más el 6,8% que, comparándolo con la región, también le da prioridad a Zamora. Sin embargo, castellanos y leoneses dicen sentirse también el 6,8% por el 31,7% español.

Por último, en el caso burgalés domina también el sentimiento español, compartido con el provincial, mientras que Castilla y León supone una cierta identidad para el 4,2% de la población. Una redactora de Burgos Noticias comentaba que “siempre se tiende a reivindicar lo nuestro por encima de cualquier otra provincia como en el caso con León y la catedral o la morcilla”.

Una mirada recelosa a Valladolid

La falta de capitalidad pero el centralismo de Valladolid si crea una cierta animadversión de la mayoría de las provincias hacia el centro geográfico e institucional de Castilla y León. Es el caso de León, Salamanca y Burgos, por encima de las demás, aunque otras más pequeñas como Palencia, Soria y Segovia también lo hacen por cercanía en el caso de la primera y con recelo en las segundas ante la falta de servicios que sí tiene la capital al uso de la región, aunque el Estatuto de Autonomía no haga referencia al respecto.

Comentarios