lunes. 23.04.2018 |
El tiempo

Argusino, designado municipio leonés del mes de forma excepcional

Argusino, designado municipio leonés del mes de forma excepcional

Argusino ha sido designado por Turismo Reino de León como ‘Municipio leonés del mes’ para abril de 2017 coincidiendo con los actos del 50 aniversario de su desaparición. 

Argusino fue un municipio de la comarca zamorana de Sayago, del cual este año se cumplen 50 años de su desaparición bajo las aguas de la presa de Almendra, hecho que tuvo lugar en septiembre de 1967.

Aunque no sea actualmente ya un municipio, desde Turismo Reino de León quieren hacer una excepción a la regla general de designación del "Municipio del mes" para homenajear a Argusino, antiguo municipio desaparecido hace 50 años precisamente en este 2017.

Historia

En el antiguo término de Argusino han aparecido restos de época romana, como tégulas, cerámica, escorias así como evidencias de cimentaciones de edificios de dicha época, por lo que se puede afirmar que hubo unos primeros asentamientos humanos en el entorno del Tormes cercano a Argusino ya en época romana.

No obstante, la fundación de localidad de Argusino propiamente dicha, obedece al proceso repoblador emprendido por los reyes de León en la Edad Media, estando documentada su existencia ya en el siglo XIII, época de la que tenía reminiscencias románicas la espadaña de la iglesia de la localidad, cuyo cuerpo fue erigido en el siglo XV.

Durante la Edad Moderna, Argusino estuvo integrado en el partido de Sayago, por lo cual al crearse las actuales provincias en 1833 quedó encuadrado en la provincia de Zamora y la Región Leonesa, así como, con la creación de los partidos judiciales un año después, en el de Bermillo de Sayago.

Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XX, la historia de Argusino llegó a su fin con la construcción de la presa de Almendra, siendo anegado el pueblo por sus aguas el 17 de septiembre de 1967, desapareciendo y repartiéndose su término municipal entre los municipios de Villar del Buey y Salce en diciembre de 1968. Por ello, el juzgado de paz de Argusino, última institución local en desaparecer, fue suprimido el 9 de junio de 1969.

Desde entonces, el municipio apenas ha logrado emerger de entre las aguas en los años de sequía, habiendo construido los antiguos pobladores de la localidad una ermita a orillas de las aguas del embalse en el camino de Argusino, donde se realiza anualmente una romería en recuerdo de este pueblo que fue, y que sentimentalmente es y seguirá siendo.

Monumentos

El monumento más destacable de Argusino era la iglesia parroquial, construida en el siglo XV y que conservaba elementos románicos medievales en su espadaña. Este templo, albergaba un valioso patrimonio que fue vendido por el último sacerdote de la localidad, y cuyos principales elementos eran una talla gótica de la Virgen y un espléndido retablo renacentista. Por otro lado, con la desaparición del templo, que fue dinamitado por Iberduero en 1967, desaparecieron las pinturas murales que albergaba, tapadas con cal.

En cuanto a la actualidad, hay que señalar la existencia de la ermita que en 1972 erigieron los propios vecinos de Argusino al pie del embalse, en el acceso hacia el histórico pueblo de Argusino.

Entorno natural

Destaca en el antiguo municipio de Argusino el río Tormes, embalsado en la presa de Almendra, así como los regatos que dan a él, por ser el hábitat de una variada fauna y flora.

Fiestas

Romería de la Santa Cruz

A pesar de haber sido anegado por las aguas, los vecinos originarios de Argusino celebran cada año la Romería de la Santa Cruz, una jornada festiva que tiene lugar el primer domingo de mayo, y que se celebra con ánimo de mantener vivos los nexos humanos entre quienes compartían pueblo, así como para preservar la memoria colectiva de Argusino.

La cita anual, tiene lugar en la ermita que en 1972 se construyó por iniciativa popular al pie del embalse y en una zona próxima a donde descansa anegado el pueblo de Argusino.

Los romeros comienzan a llegar a partir de media mañana con el fin de preparar y organizar su encuentro anual, pero no es hasta la tarde cuando se saca en procesión a la la Virgen del Rosario, con el fin de recorrer los escasos 200 metros que separan la ermita del embalse para rezar un responso por los ausentes, en especial por aquellos familiares que descansan en el anegado cementerio de Argusino.

La jornada cuenta además con un ambiente festivo, consistente en la realización de juegos para los más pequeños y, para los mayores, en el tradicional concurso de repiques de campanas y en ofertorio con la tradicional subasta del bollo maimón.

Con motivo del cincuenta aniversario de su desaparición, la Asociación Cultural ‘Argusino Vive’ ha organizado un amplio programa de actividades que pueden consultar en este enlace.

Comentarios
Lo más