lunes. 23.04.2018 |
El tiempo

Rafael Ángel García: “Se pueden arbitrar medidas para conservar la fachada de la fábrica de harinas”

Rafael Ángel García: “Se pueden arbitrar medidas para conservar la fachada de la fábrica de harinas”

El historiador de arte zamorano lamenta la falta de protección patrimonial y cultural de la Fábrica de Harinas San Isidro. García Lozano lleva casi una década denunciando este caso particular en distintas ponencias académicas, artículos de prensa y otros actos públicos. 

En las últimas horas, Rafael Ángel García Lozano ofrecía en la Universidad de la Experiencia la primera parte de su conferencia titulada ‘La Zamora perdida y la ciudad deseada. Panorámica de Zamora desde su historia monumental’. Coincidiendo con la polémica sobre los rumores de derribo de la Fábrica de Harinas de los Hermanos Colino, el estudioso volvió a reiterar su denuncia pública de este caso particular. 

En este sentido, Rafael Ángel, miembro del Foro Ciudadano de Zamora, recuerda cómo en 2009 este colectivo presentó un total de quince alegaciones al Plan General de Ordenación Urbana, de las cuales tan solo cinco propuestas fueron tomadas en consideración (como la referente al edificio del Banco España), desestimando la relativa a la Fábrica de Harinas ‘Colino’ expuesta a continuación:

“Fábrica de harinas San Isidro - Hnos. Colino. Avenida de la Feria no 16-20.

Obra de Gregorio Pérez Arribas, fue construida en 1921. A pesar de la sobriedad de su factura, el arquitecto intentó animar los muros con el contraste del ladrillo visto y el enfoscado, además de los detalles de la cornisa. Posteriormente a la redacción del proyecto se colocó el panel cerámico, otorgándole, si cabe, mayor singularidad. Aún desprendida de su función originaria, conserva íntegramente su valor como hito en el urbanismo a escala de la ciudad. Este inmueble es el único ejemplar de la arquitectura industrial ecléctica en el casco urbano consolidado de Zamora. Este argumento la hace suficientemente singular como para asegurar su pervivencia íntegra, más allá de la mera conservación de su fachada, algo absolutamente insuficiente”.

Sin embargo, ante los rumores de demolición total del edificio, el pasado lunes 27 de marzo el Foro volvía a registrar un escrito apelando a la “sensibilidad, responsabilidad y coherencia” de Izquierda Unida en consonancia con el texto publicado en el Boletín Informativo del partido en 2009. 

“Hoy es cosa de Izquierda Unida pero antes lo fue del PSOE y del PP y ninguno ha hecho nada”, puntualiza García Lozano. Pese a los cambios de criterio de los distintos PGOU, el historiador del arte lamenta cómo este edificio se ha ido quedando “incomprensiblemente” fuera del catálogo de protección, de ahí que siempre haya denunciado este caso particular en distintas ponencias académicas y actos públicos.  

Este martes, el alcalde Francisco Guarido respondía a las críticas durante la reinauguración de las Aceñas de Olivares (patrimonio arquitectónico industrial del siglo XII) afirmando que el catálogo de inmuebles protegidos “entre plan de urbanismo y plan de urbanismo es mejor no tocarlo”: “Si alguien lo ha comprado para levantar otro edificio o hacer viviendas, cabe imaginar que quedaría perjudicado sobremanera”, argumentaba.  

“Lo entiendo”, responde García Lozano, “pero me parece demagógico”. “No queremos perjudicar a  los propietarios pero de este modo perjudicamos a los ciudadanos, por hacerle un favor a una persona no se lo vas a hacer a la ciudad”, espeta. 

A tenor de la publicación propagandística de Izquierda Unida, el profesor lamenta el compromiso del partido para ampliar el catálogo de edificios: protegidos: “Me parece triste que insten a que se protejan nuestros edificios y ahora que tienen el poder de hacerlo no lo hacen; no es una cuestión política, es una cuestión de compromiso”, critica.

No obstante, el alcalde advertía este pasado martes que no solo basta con la catalogación de protección para su conservación. Sin embargo, a juicio del profesor, si el equipo de gobierno quiere, “se pueden arbitrar medidas para que se conserve la fachada, para que no se venga abajo […] Es como decir que para qué vamos a llevar a nuestra madre al médico si dentro de unos años se va a morir”, concluye.

Rafael Ángel García Lozano

Rafael Ángel García Lozano nació en Zamora en 1979. Es profesor de antropología en las Facultades de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad Pontificia de Salamanca. También es profesor de Filosofía y Religión en enseñanzas de Bachillerato. 

Es Doctor en Historia del Arte por la Universidad de Valladolid, Licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca, Licenciado en Estudios Eclesiásticos por la Universidad Pontificia de Salamanca y Diplomado en Magisterio por la Universidad de Salamanca. 

Recibió el Premio Extraordinario Fin de Carrera en 2004, Premio Extraordinario de Grado de Salamanca en 2011 y Premio Extraordinario de Doctorado en 2016. 

Dedicó su tesis doctoral al estudio interdisciplinar de la arquitectura religiosa contemporánea desde la arquitectura, la historia, la historia del arte y la teología, que fue calificada con Sobresaliente Cum Laude por unanimidad. 

Cuenta con una cuarentena de publicaciones académicas sobre diversos temas de arquitectura, urbanismo, historia, patrimonio y teología y pastoral en revistas especializadas. También ha impartido numerosas conferencias sobre estos temas en diversos foros académicos y culturales. Colaborador habitual en prensa, ejerce la divulgación de cuestiones de pensamiento y temas urbanísticos y arquitectónicos, además de sensibilizar para el conocimiento y protección del Patrimonio Histórico. También la Semana Santa en el marco de la religiosidad popular es uno de sus temas de investigación y divulgación. 

Además, entre sus facetas destaca también la creación poética. Es miembro del Seminario Permanente Claudio Rodríguez. Cuenta con el III Premio Internacional de Poesía Treciembre fallado en abril de 2016 gracias a la obra El tiempo purgante, su primer libro de poesía. 

Comentarios
Lo más