sábado. 23.06.2018 |
El tiempo

El Ayuntamiento se enfrenta a un posible gasto millonario tras el 'no' del Pleno a pagar la liquidación del ARU

El Ayuntamiento se enfrenta a un posible gasto millonario tras el 'no' del Pleno a pagar la liquidación del ARU

El Ayuntamiento tiene un serio problema con la liquidación de la obra del ARU de Los Bloques. El Pleno Municipal ha rechazado este jueves aprobar el último pago a la empresa 'Vías y Constructores', a pesar de que los trabajos finalizaron formalmente el pasado 18 de diciembre. La postura de la oposición, tras hablar con los vecinos, es que hay una serie de deficiencias que aún no están resueltas y que, por lo tanto, la institución no debe entregar la cantidad que mantiene bloqueada. El montante asciende a 600.000 euros y su retención sitúa al equipo de gobierno en una situación peliaguda, con posibles reclamaciones económicas que podrían llegar por varios frentes.

No en vano, la empresa ya está en condiciones de reclamar intereses de demora, ante la tardanza en el pago por parte del Ayuntamiento, que recibió la obra hace más de nueve meses y que sigue sin darle salida al último pago. Además, la Junta de Castilla y León podría retirar una parte o la totalidad de la subvención de más de un millón y medio de euros que aportó para los trabajos en las viviendas si no se produce esta liquidación, mientras que el Gobierno central podría hacer lo propio con una cantidad aún superior, de 1,7 millones.

En ese sentido, el Gobierno debería reclamarle a la Junta, que a su vez sería la administración encargada de dirigirse al Ayuntamiento. El plazo para la justificación del final de la obra expira a finales de septiembre, pero el Ayuntamiento ya ha solicitado una prórroga que estirará ese periodo hasta mediados de noviembre: "Hay que pagar a la empresa o podrán reclamarnos la subvención", ha reconocido, tras el Pleno, el concejal de Obras, Romualdo Fernández, que ha hablado de "riesgo" para la institución y que ha asegurado también que quizá los vecinos tuvieran que afrontar algún tipo de pago si el resto de las administraciones reclaman.

En todo caso, la posición de los vecinos es clara y así la ha manifestado su portavoz, José María Burón, en una intervención durante el Pleno: "A fecha de hoy, las anomalías siguen sin subsanarse. Nos dan las mejores palabras, pero ningún hecho", ha asegurado el residente en el ARU, que ha aludido a los problemas de estanqueidad en los ascensores, unas acumulaciones de agua que, según Romualdo Fernández, han sido solucionadas con el aval de los técnicos, pero que, a juicio de los afectados, se mantienen como estaban: "Si no hacen caso a nuestras quejas y Zamora tiene que ser Gamonal, lo va a ser", ha advertido el representante de los ciudadanos de la zona.

En el mismo sentido se ha manifestado José Luis González Prada, que ha focalizado el problema en el hecho de que el equipo de gobierno recibió la obra sin que estuviese subsanado el problema de los ascensores, "y a partir de ahí han corrido los plazos". El viceportavoz del PP ha echado en falta "una comprobación exhaustiva" de los trabajos y le ha pedido al alcalde que "vuelva a la calle a conocer las realidades". Además, Francisco Requejo, de Ciudadanos ha reclamado a Guarido y los suyos que sean "más exigentes" en ese aspecto, mientras que los no adscritos, a pesar de no participar en el debate, también se han mostrado de acuerdo con estos planteamientos.

De este modo, y desoyendo a Romualdo Fernández, que aludía a los fondos de garantía de 220.000 euros como aval para resolver esta y otras deficiencias, ha quedado rechazada la aprobación del punto y ahora se abre un proceso en el que el equipo de gobierno deberá negociar con la Junta, apaciguar a la empresa y tratar de persuadir a los vecinos y a los concejales de la oposición para convencerles de que los edificios se encuentran en un estado aceptable y evitar así un conflicto económico que podría resultar muy cruento para las arcas municipales.

 

Comentarios