La Junta estudia la posibilidad de retirar a la empresa que actualmente ostenta la concesión de las ITV

La Junta estudia la posibilidad de retirar a la empresa que actualmente ostenta la concesión de las ITV

La portavoz de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón, ha anunciado que la asesoría jurídica está estudiando cómo pueden intervenir en la situación de parón de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) que mantiene en guerra a la dirección de la empresa Itevelesa con los trabajadores. “Si podemos intervenir lo haremos porque una concesión conlleva derechos pero también obligaciones”, afirmó tras el Consejo de Gobierno.

El desencuentro entre la representación legal de los trabajadores del Grupo Itevelesa, la dirección de la empresa y la Junta de Castilla y León sigue patente tras las últimas reuniones mantenidas en el edificio del ADE en Arroyo de la encomienda, donde permanecen encerrados desde hace más de una semana cuatro delegados sindicales, uno de ellos salmantino, Raúl Lucas Rodríguez, presidente del comité intercentros.

La propuesta del comité de empresa de retirar todas las convocatorias de huelga y paros parciales a cambio de retomar la negociación y que la empresa readmitiera a los cuatro despedidos (trabajadores de las ITV de Villablino -León-, Ciudad Rodrigo -Salamanca-, Cervera de Pisuerga -Palencia- y Valladolid) y los dos delegados expedientados (del centro de Onzonilla -León- y del de Salamanca) era condición imprescindible. Pero la compañía rechazó esas condiciones y supeditó su decisión a un acuerdo final pero, además, puso sobre la mesa la posibilidad de continuar con otros siete despidos más argumentando la fuerte caída de las inspecciones de vehículos en los 42 centros con que cuenta esa sociedad en la Comunidad. Y así hasta alcanzar los 27 anunciadas hace unos días. Como era previsible, una vez más el distanciamiento fue patente.

Implicación directa de la Junta

La situación está muy tensa y Raúl Lucas ha solicitado que en la reunión se aborde desde el primer momento la retirada de los despedidos para poder avanzar en las negociaciones. “Además, exigimos la implicación directa de la Administración regional para velar por la prestación de un servicio público y para poner cordura en la empresa. No se puede obviar que la propuesta que hemos lanzado de desconvocar la huelga sea rechazada por la empresa una vez tras otra que intentamos negociar, simplemente porque no pueden prevalecer los intereses económicos frente a los de los ciudadanos”, ha señalado.

“Con independencia de la guerra entre la Junta y la empresa, los trabajadores y trabajadoras conocemos las cuentas de la casa. El Grupo Itevelesa destina menos de un tercio al pago de nuestros salarios. Es más, en estos momentos hay margen económico suficiente para no reducir nóminas, ya que durante el primer trimestre de este año se han realizado 9.000 revisiones más a vehículos que en el mismo periodo de 2014. Lo cual supone un incremento de ingresos más que razonable para abonar nuestros emolumentos salariales”, ha argumentado el presidente del comité intercentros.

Raúl Lucas ha indicado, además, que si la postura de Itevelesa es la de presionar con más despidos, y si también se establecen servicios mínimos, “entonces habrá un endurecimiento de las movilizaciones, crecerá la conflictividad y los que estamos aquí dentro iniciaremos una huelga de hambre hasta que nuestro cuerpo aguante”. De momento, continúan con el encierro en el edificio de la Junta en Arroyo.

Comentarios