martes. 22.05.2018 |
El tiempo

La Casa del Parque del Lago de Sanabria finaliza el primer campamento de verano ‘Aprender y disfrutar en la Naturaleza’

La Casa del Parque del Lago de Sanabria finaliza el primer campamento de verano ‘Aprender y disfrutar en la Naturaleza’
La Casa del Parque del Lago de Sanabria, ubicada en la localidad zamorana de Rabanillo, ha finalizado el primer campamento de verano que ha organizado durante el pasado mes de julio.

El campamento, que comenzó el pasado martes, 1 de julio, y que se ha desarrollado íntegramente en la Casa del Parque, de lunes a viernes de 09.30 a 14.30 horas, contó con 18 menores con edades comprendidas entre cuatro y diez años. “Durante estos días, los pequeños han ido aprendiendo los valores de la naturaleza y la importancia de conocer la biodiversidad como elemento fundamental para cuidarla y respetarla”, indican fuentes de la Casa del Parque. “A través de juegos, talleres y actividades didácticas, los monitores han ido consiguiendo los objetivos planteados en este primer campamento de verano, que comenzó con la llegada de dos personajes, sobre los que han girado algunas actividades del campamento: Sofía y Diego, dos pequeños conejos que han participado activamente en la trasmisión de los valores del respeto y cuidado de la Naturaleza”, añaden.

Todos los días, los niños hacían una recolección de lechugas y hojas con las que alimentar a los conejos que han habitado en el huerto ecológico que los chavales cuidaban.

La combinación de actividades al aire libre y en el aula ha permitido a los asistentes disfrutar y, a la vez, aprender. “En la actividad Masterchef, han hecho huesitos, gominolas, espaguetis y tallarines y con las clases de portugués también han podido hacer una pequeña inmersión en este idioma”, apuntan las mismas fuentes.

Las manualidades de naturaleza les han enseñado a dar una segunda vida a elementos reciclados con los que han podido elaborar marcapáginas, lapiceras, llaveros, flores y cometas. “Los juegos en la minipiscina y con la manguera les sirvieron para jugar y refrescarse durante los días de más calor en la pradera de la Casa del Parque”, explican.

 

Comentarios
Lo más