domingo. 20.05.2018 |
El tiempo

Los hospitales de Zamora y Benavente determinan zonas de aislamiento ante posibles casos de Ébola

Los hospitales de Zamora y Benavente determinan zonas de aislamiento ante posibles casos de Ébola
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, ha pedido prudencia y serenidad ante la alarma suscitada por los recientes casos de personas que procedían de países africanos con síntomas similares a los del ébola y que finalmente ni padecían la enfermedad ni llegaron a ser considerados casos en investigación. En este sentido, Sáez ha recordado que, en el supuesto de que llegara a Castilla y León algún paciente cuyos síntomas hicieran sospechar que pudiera estar afectado por la Enfermedad por Virus del Ébola (EVE), se informará de manera inmediata a los ciudadanos, tanto de la situación del afectado como de su lugar de ingreso y la evolución de su patología.

 

Además, el consejero ha insistido en que Castilla y León se encuentra preparada para recibir a pacientes que pudieran estar afectados por el Virus del Ébola. Ha recordado una vez comunicado el pasado 22 de marzo un brote por EVE en Guinea Conakry, la Consejería de Sanidad remitió el 7 de abril información a los centros sanitarios sobre las características de la enfermedad, su forma de transmisión y su evolución epidemiológica actualizándola de acuerdo con el desarrollo del actual brote en África Occidental.

 

El pasado 7 de agosto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que este brote constituía una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional. En la actualidad, son cuatro los países afectados: Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona y Nigeria (Lagos). Hasta ahora se han registrado 3.069 casos y 1.552 fallecimientos en estos países. En España se están aplicando las recomendaciones de la OMS en relación con la información y control de quienes viajen o provengan de países afectados y se ha acordado, entre el Ministerio y las comunidades autónomas, un ‘Procedimiento de actuación frente a casos sospechosos y confirmados de EVE’.

 

Por su parte, en Castilla y León, a partir de este documento de consenso, se ha elaborado un protocolo de actuación que incorpora los criterios de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica con el objetivo principal de garantizar la detección y el diagnóstico precoz de un posible caso de EVE, con el fin de adoptar de manera inmediata las medidas de control adecuadas para evitar la aparición de casos secundarios.

 

El protocolo incluye la comunicación al 1-1-2 de casos posibles, la caracterización por los servicios de epidemiología del caso y, cuando corresponda, la activación de las diversas actuaciones orientadas a asegurar el aislamiento y la protección. Ante un caso a investigar, el trasporte al hospital de referencia se realizará a través del Centro Coordinador de Emergencias del 1-1-2. Estos centros de referencia –Hospital Río Hortega de Valladolid, Hospital Clínico de Salamanca, Hospital Universitario de Burgos y Complejo Asistencial de León- ya han definido la zona en la que puede garantizarse el aislamiento del caso en investigación, el circuito que seguirá el pacientes desde la llegada del trasporte sanitario, y el personal necesario para su atención.

 

De igual forma, los servicios de urgencia de los hospitales que no son de referencia, como es el caso de los de Zamora y Benavente, han determinado las zonas de aislamiento y procedimientos de atención y de traslado a los de referencia. En todos los casos se establecen los requerimientos necesarios para el adecuado aislamiento: en el transporte, la circulación en centros sanitarios, las características de las habitaciones, etcétera.

Comentarios