La alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, viajó ayer en el convoy de cinco vagones de principios del siglo XX que hicieron el trayecto de ida y vuelta desde la capital zamorana hasta Carbajales de Alba, después de que el tren histórico cubriera la distancia entre Medina del Campo y Zamora, como hizo hace 150 años por primera vez. “Es una rememoración singular con una parte muy importante de emociones, entrañable y que quiere dar respuesta al sentimiento de muchas personas de Zamora vinculadas al mundo del ferrocarril que hace 150 años empezaron a trabajar lo que supuso un desarrollo y un cambio radical en la ciudad”, comentó Rosa Valdeón. “Para Zamora, en ese momento, fue la primera barrera que se rompió porque se empezaron a intercambiar productos de Zamora, se empezaron a relacionar las personas. Siempre decimos que después de un desarrollo económico viene el social porque hay más oportunidades”, anotó.

Rosa Valdeón agradeció de forma especial su trabajo a “todos aquellos que pusieron en marcha este ferrocarril” y destacó el significado que tal celebración cobra en la actualidad, cuando “estamos en vísperas de un nuevo acontecimiento histórico, como será la llegada del Ave a Zamora”.

En este sentido, la alcaldesa expresó su esperanza de que “también marque un antes y un después” en Zamora. “Va a permitir que haya más oportunidades de trabajo, más turismo y más intercambio. Mirando el pasado, se construye el futuro y aquí hay que reconocer a quienes trajeron no sólo el desarrollo ferroviario, sino también la innovación técnica”, concluyó.

Comentarios