martes. 22.05.2018 |
El tiempo

Ajustes y desajustes del trabajador autónomo

Ajustes y desajustes del trabajador autónomo
La crisis económica ha llevado a la creación de un nuevo paradigma laboral: el trabajo autónomo y por proyectos, entendido como esa pequeña revolución que ha tenido lugar cuando una parte de los profesionales quiere trabajar en un proyecto para una empresa, y la empresa, quiere tener a un profesional que únicamente le resuelva un caso concreto.

El trabajo autónomo y por proyectos es una nueva tendencia que está calando en el mercado laboral. En ella se encuentran de frente las necesidades actuales del ámbito empresarial con la disposición laboral de profesionales autónomos y emprendedores que trabajan por proyectos. Tras conocer esta situación, Adecco e Infoempleo han querido estudiar este nuevo modelo para determinar el volumen que suponen estos profesionales sobre el total de trabajadores, su incidencia en cada sector en relación a la oferta laboral y su distribución con respecto al perfil demográfico.

El trabajo por proyectos es la consecuencia de que un gran número de profesionales, especializados, con experiencia y motivación, haya salido de las empresas para las que trabajaban y se hayan encontrado en un mercado laboral abierto en el cual están dispuestos a aportar sus conocimientos de forma puntual en cualquier empresa y para un proyecto determinado. En el lado opuesto están las empresas, que necesitan profesionales experimentados, especializados y resolutivos para acometer proyectos concretos y acciones específicas que tienen un inicio y un final definido en base a objetivos y a tiempo.

Los trabajadores por proyectos han descubierto una nueva forma de reintegrarse al mercado laboral dando servicio y respuesta rápida y efectiva a una empresa, y no buscando una compañía que les contrate para el resto de sus vidas laborales. Se trata de perfiles que las empresas necesitan para una ocasión determinada y no para integrarles en su plantilla, debido, en parte, a que estos profesionales están lejos de sus posibilidades económicas para la clásica contratación para siempre. Por tanto, la forma legal de vinculación más habitual que se va a producir en esta relación pasa por que el profesional tiene que crear su microempresa o ser autónomo, y la empresa tiene que abrirse a un nuevo modelo de trabajo, de vinculación laboral y de contratación. Es lo que algunos han denominado como el nuevo paradigma laboral.

 

Los autónomos de España son mayoritariamente personas de entre 35 y 54 años, pues este colectivo supone casi el 60% del total de autónomos. Sin embargo, la oferta de empleo es más elevada en los sectores de 25 a 34 años, pues éstos abarcan el 53% de esas ofertas.

Comentarios
Lo más