El verano tardío o ‘veroño’, como ya se le conoce humorísticamente, como apócope entre el verano y el otoño, tiende a irse definitivamente, aunque todavía esperará a que empiece el mes de noviembre.

Los cielos se presentan hoy poco nubosos, aunque las nubes altas irán apareciendo por la tarde, con posibilidad de lluvias débiles al final de la jornada en el oeste de la provincia.

Las temperaturas máximas se mantienen, con 24 grados en Zamora y Toro, 22 en Benavente y 19 en Puebla de Sanabria.

Los vientos serán flojos, con predominio de la componente sur.

Los cielos se irán encapotando progresivamente durante el fin de semana, con probabilidades crecientes de precipitación, y un acusado descenso de las temperaturas. Las máximas bajarán diez grados hasta el próximo lunes, según prevé la Agencia Estatal de Meteorología, mientras que las mínimas descenderán dos grados para situarse en ocho el lunes y acercarse más a temperaturas invernales en los días siguientes.

De hecho, por primera vez en varios meses, la cota de nieve aparece contemplada el próximo domingo, en los 2.100 metros de altitud.

 

Comentarios