viernes. 25.05.2018 |
El tiempo

La Alianza UPA-COAG denuncia que la industria láctea se aprovecha del veto de Rusia para hundir los precios

La Alianza UPA-COAG denuncia que la industria láctea se aprovecha del veto de Rusia para hundir los precios
La Alianza UPA-COAG califica como lamentable que la industria láctea se esté aprovechando del veto de Rusia a los productos europeos y que las consecuencias las estén pagando los productores de nuestro país y también de Castilla y León.

Los ganaderos de leche de nuestra comunidad autónoma están percibiendo actualmente un precio base de 31,5 céntimos de euro por litro de leche, lo que supone una bajada de entre 5 y 6 céntimos sobre lo que percibían meses atrás.

A pesar de que en los últimos meses se advertía cierta tendencia bajista lo cierto es que últimamente se han generalizado estas caídas coincidiendo con el embargo de la Federación Rusa a importaciones de productos agroalimentarios de la Unión Europea. Esta alarma es la que está sirviendo a las industrias y a la gran distribución para bajar injustificadamente los precios a sus proveedores.

La situación que está sufriendo el sector lácteo castellano y leonés es muy preocupante teniendo en cuenta que las caídas de precios actuales se acumulan a las que generan las importaciones masivas anuales desde Francia.

A esto hay que sumar el riesgo máximo en el que se encuentran muchas explotaciones familiares de Castilla y León.

La Alianza UPA-COAG califica como impresentable que el sector lácteo español se encuentre en una situación límite como la actual por decisiones políticas de la que no son responsables los ganaderos.

Por este motivo, ante la situación de incertidumbre actual exigen al Gobierno español que tome cartas en el asunto y no permita que los productores, en este caso ganaderos de leche, sean los paganos de las políticas al más alto nivel, y también de la especulación y malas artes de la industria láctea y de determinadas cadenas de distribución asentadas en nuestro país que aprovechan las circunstancias para hacer su propio agosto a costa de los productores.

 

Comentarios
Lo más