jueves. 24.05.2018 |
El tiempo

Lo íntimo se convierte en público en el Museo de Zamora

Lo íntimo se convierte en público en el Museo de Zamora

Una moneda antigua que se encuentra arando las tierras. Una carta redactada al dorso de una fotografía en blanco y negro. Un lienzo que representa la quietud en forma de campo de trigo. Tres elementos diferentes. Tres piezas que podrían estar en muchos hogares de la provincia. Pero también tres piezas que podrían ser donadas al Museo de Zamora. Precisamente eso, las donaciones particulares son las que sustentan en muchos casos los fondos de los museos. Y son esas donaciones particulares las que han servido para montar la muestra ‘Íntimamente público. Del entorno privado al Museo de Zamora’.

Y es que son muchas las personas a lo largo de los años que han decidido y siguen decidiendo donar obras, piezas o documentos que llevan adherida una enorme carga sentimental para quien las posee y pese a todo deciden ponerlas al servicio del saber, de la cultura, de todos los ciudadanos. Precisamente, el Museo de Zamora inauguraba este pasado miércoles una exposición basada en las donaciones. “No están todas las donaciones que tenemos, porque es imposible, pero sí las que mejor se adaptan a esta exposición temporal”, exponía la comisaria de la muestra.

Más de medio centenar de documentos, piezas y obras catalogadas, divididas en tres secciones diferentes dentro de la misma muestra temporada. Paisajes privados, archivos íntimos y encuentros casuales. En cada uno de los rincones, el visitante evocará sensaciones y sentimientos diferentes.

Se exhiben, entre otros, obras de Castilviejo y de Santos Tuda, documentos relacionados con Eduardo Barrón, Jesús Gallego Marquina y con José Gutiérrez “Filuco”. También se pueden contemplar interesantes piezas de época romana, fondos artísticos, documentales y arqueológicos que relatan historias privadas y dejan huella de experiencias personales, colaborando también en la construcción de una memoria compartida.

Estas actividades sirven también como agradecimiento póstumo al arqueólogo Enrique Arnau Basteiro, que legó al Museo de Zamora su biblioteca profesional, reconociendo el valor de la aportación privada y la implicación individual en la conservación del patrimonio cultural en fomento del interés común.

La exposición podrá visitarse hasta el 3 de abril de 2016 en horario de 19.00 a 21.00 horas de martes a viernes, los sábados de 12.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00 horas y los domingos de 12.00 a 14.00 horas.

Comentarios
Lo más