domingo. 24.06.2018 |
El tiempo

Las brigadas antiincendios vuelven a la huelga tras apagar los incendios más grandes de este verano

Las brigadas antiincendios vuelven a la huelga tras apagar los incendios más grandes de este verano

Las BRIF catalogan de "vergonzosos" los 3,7€ diarios que cobran como complemento de extinción, peligrosidad, penosidad, toxicidad, disponibilidad etc. 


Las BRIF (Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales) son equipos altamente especializados en la extinción de incendios forestales de este país, dependientes del Ministerio de Agricultura Pesca Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) pero contratadas a través de la empresa pública Tragsa.

Debido a la falta de condiciones y reconocimientos por su labor desde su creación en 1992, las BRIF comenzaron en 2015 una de las huelgas indefinidas de mayores dimensiones en la historia de estas brigadas en España cuyo objetivo versaba en cambiar la situación de "precariedad" del colectivo.

Tras dos años de parón, a día de hoy, las brigadas continúan en lucha y negociando con Tragsa y el MAPAMA, y "lo que parecía que podía llegar a buen puerto está empezando a resultar una situación estancada en términos y materias muy similares a las que se llegaron en 2015", aseguran las BRIF.

Uno de los puntos que más preocupan a las brigadas es como el MAPAMA mantiene sus contratos como fijos-discontinuos por lo que todos los años se ven obligados a visitar las oficinas del paro, a pesar de que los incendios forestales han perdido su carácter estacional y habiendo ocurrido episodios en los que mientras ardían los bosques del norte y oeste de España sobrepasando a los dispositivos de los medios de extinción autonómicos, las BRIF "estábamos en el paro viendo los acontecimientos a través de los medios de comunicación desde sus casas".

En materia de segunda actividad, también existen quejas puesto que el Ministerio solo ofrece un parche para una pequeña parte del colectivo pero sin solución de cara a un futuro que cada vez está más cercano para muchos bomberos forestales tal y como aseguran las BRIF.

Así mismo, solicitan la categoría de bombero forestal puesto que "es sin duda el marco y el nombre que se les debe dar, puesto que somos profesionales de la extinción y prevención de incendios en el medio forestal, sin embargo siguen sin querer reconocerla, a pesar de que muchos colectivos similares la tienen sin ningún problema y ya deberían entender que es una cuestión que deben aceptar por lógica aplastante".

Las BRIF consideran que la negativa de revertir la situación apoyándose en los Presupuesto Generales "no es suficiente". Del mismo modo muestran su rechazo a la disponibilidad total que se les exige para acudir a cualquier hora y cualquier día por una retribución de 17 euros.

Desde las brigadas aseguran no entender como se pretende seleccionar a los integrantes de dichos equipos mediante una libre designación y que sea reprochable la difusión de sus labores al resto de la sociedad. Un aspecto que desde las BRIF consideran una falta a su derecho de "libertad de expresión".

El colectivo comienza a sentirse "decepcionado" y por ello solicitan que se les asigne la categoría profesional y una segunda actividad más amplia. "Si pretenden que trabajemos más y demos mejor servicio se nos debe pagar por ello", alegan al tiempo que aseguran que son conscientes de la limitaciones económicas pero no las comparten.

El Ministerio mantiene sus contratos como fijos-discontinuos por lo que todos los años se ven obligados a visitar las oficinas del paro, a pesar de que los incendios forestales han perdido su carácter estacional y habiendo ocurrido episodios en los que mientras ardían los bosques del norte y oeste de España sobrepasando a los dispositivos de los medios de extinción autonómicos, las BRIF estaban en el paro viendo los acontecimientos a través de los medios de comunicación desde sus casas.

Por todo ello y tras un verano en el que trabajamos duramente en los incendios más devastadores de este país como los de La cabrera (Encinedo), Hermisende (Zamora), San Martín Del Pedroso (Zamora), Vegalatrave (Zamora) , Verín, Monterrei, Cualedro, (Ourense) etc.

Piden ayuda a la sociedad, y que les apoyen en esta lucha, recordando estos días de incendios y que la sociedad no se olvide de "esa sensación de desolación e impotencia por causa del fuego y que piensen que estábamos ahí dando lo mejor de nosotros mismos".

Por todo lo expuesto, convocan a la huelga los días 28 de septiembre 2 y 5 de octubre de 2017 para expresar que aceptan la disponibilidad impuesta por el Ministerio porque "la actual situación de lacra de incendios forestales que sufre este país así lo exige pero que nos la recompensen de manera digna. Somos profesionales, somos bomberos forestales y los incendios son algo serio y negarnos esto, que es tan básico no lo podemos consentir".

Y concluyen: “No sólo se quieren aprovechar de nosotros sino de toda la sociedad puesto que los incendios forestales son una emergencia que ocasionan deterioro medioambiental y unas pérdidas que afectan a todos los ámbitos, incluidos el aire limpio y el agua de calidad. Por lo que consideramos que ningún organismo ni empresa deberían utilizar estas desgracias para tratar de lucrarse con ellas”.

Comentarios