viernes. 30.10.2020 |
El tiempo

"Lo más difícil es comprobar como se va olvidando de ti"

"Lo más difícil es comprobar como se va olvidando de ti"
"Lo más difícil es comprobar como se va olvidando de ti"

La familia de Rosa, enferma de Alzheimer y vecina de Granja de Moreruela, habla sobre lo duro que resulta esta enfermedad para el entorno más cercano.

"Un día se le olvidaba algo importante, otro metía los platos sucios en el microondas... así hasta que te das cuenta que verdaderamente tiene una enfermedad". Con estas palabras, Nerea Alonso, relata cómo fueron los primeros síntomas de su abuela María y como, poco a poco, fue consciente de que el alzhéimer había llamado a su puerta sin avisar.

El alzhéimer es una enfermedad degenerativa que afecta a más del 7% de la población mayor de 70 años. María, ya con 85 no es capaz de recordar el nombre de sus familiares, cosas cotidianas o incluso su propia identidad. Síntomas que muchas veces "se hacen cuesta arriba", tal y como asegura la hija de María siendo consciente "de la atención y cuidados que requieren".

"Lo más duro es comprobar cómo se va olvidando de ti pero, cualquier gesto, una película, un olor o un abrazo, no le hará recordar quién eres pero si los sentimientos que le producen". La dualidad de sentimientos que esta enfermedad provoca en Nerea, la nieta de María, hace entrever la dureza de la enfermedad y el beneficio que otorga el apoyo familiar, "que tanto necesita".

Quizá, su nieta vive la parte más sentimental "porque siempre va a ser mi abuela, la que me llevaba al parque, me hacía la merienda", pero, la hija de María afirma que "hay que tener paciencia y saber cómo tratar esta enfermedad, también es importante la ayuda profesional". Un ayuda que no evitará que se borren los recuerdos, pero sí crear nuevos que ayuden a recuperar lo que fueron.

El alzhéimer es una enfermedad que los propios expertos catalogan de "devastadora" y que las propias familias asegura que es una enfermedad "que la sufre más el entorno que el propio afectado". Una realidad que, familias como la de María, viven y luchan cada día sin perder la sonrisa. 


Comentarios
Lo más